La trenza, de Laetitia Colombani


En este bestseller internacional, tres mujeres de circunstancias muy diferentes en distintas partes del mundo encuentran sus vidas entrelazadas por un solo objeto, lo que les hace descubrir aquello que nos conecta a través de las diferencias: culturas, orígenes o fronteras.

En esta ocasión vamos a trabajar con un libro bastante más reciente de lo que tenemos por costumbre, pues La trenza, la primera novela de la directora, guionista y actriz francesa, Laetitia Colombani, fue editada en 2017 y, al poco de su lanzamiento, ya consiguió un éxito mundial, tanto en ventas, como en crítica. Y no es de extrañar, pues en ella se reúnen varios temas de gran interés en la actualidad, como la condición de la mujer, las diferencias sociales, el racismo, el dolor, el rechazo, la enfermedad, o el capitalismo deshumanizado, aunque también nos habla del coraje que es necesario para seguir, del saber decir “no” y de la esperanza en un futuro mejor.

El desarrollo argumental de este libro nos muestra por medio de sus vidas cotidianas: desde la intocable india, hasta la profesional canadiense, pasando por la emprendedora italiana. Tres mujeres diferentes, alejadas en el espacio, de culturas distintas y estatus sociales desiguales. Sin embargo, vinculadas entre ellas por el mismo deseo de seguir adelante, por su rechazo a la rendición, por su esperanza de que todavía existe un futuro. Y es que, a pesar de estar determinados por el entorno en que actuamos, todos los seres humanos somos, en realidad, actores de nuestro destino. Vivimos en una sociedad y debemos participar en ella, pues es imposible aislarse permanentemente sin vincular nuestro destino al de los demás. La construcción individual no está separada de la social.

La Trenza es una novela polifónica ya que en ella se entrecruzan tres historias correspondientes a tres mujeres: Smita, la joven india perteneciente a la casta de los intocables; Giulia, la joven siciliana que se hace cargo del taller de su padre, y Sarah, la brillante abogada de Montreal. La narración se desarrolla en capítulos cortos con la cadencia que hemos citado anteriormente: Smita, Giulia y Sarah, enmarcado todo por un largo poema donde el narrador (en este caso, narradora) va dando cuenta de la creación e intención de esta novela, de forma que al principio aparece como un prólogo, para continuar como una visión del desarrollo de su trabajo, concluyendo como un epílogo.

La escritura accesible permite entrar con rapidez en la novela y la descripción del modo de vida occidental de Sarah y Giulia, en contraposición de la cotidianidad radicalmente opuesta de la forma de vivir de Smita, nos hace plantearnos algunas dudas y cuestionarnos algunos comportamientos.

Las descripciones son escasas, poco detalle sobre lo mundano, hay una superficialidad en todo ello, recreando la historia casi como en una fábula, lo que les distancia un tanto de la realidad, y recreando los personajes mediante ciertos clichés alrededor de lo que representan. Hay una simetría en las historias, una correlación que se acerca al lector a medida que nos damos cuenta del patrón que hace que estas tres situaciones sean similares, y como sus vidas, a pesar de que no se conocen, se van entrelazando por el aza en la “trenza” que creará una conexión entre ellas.

Smita vive con su marido Nagarajan, cazador de ratas, y su hija Lalita. Smita se encarga de recoger las defecaciones de los habitantes del pueblo, como corresponde a las mujeres de su casta. Pero para que su hija escape de este terrible destino, ella y su marido ahorran lo poco que pueden con la finalidad de escolarizar a Lalita. Pero la niña es maltratada delante del resto de alumnos por el profesor y Smita decide que la única solución que tiene es huir del pueblo…

Por otra parte, Giulia lleva una vida tranquila en Palermo, con sus hermanas, sus padres y la Nonna. Es una joven discreta a la que le gusta pasar el tiempo en la biblioteca. Su padre es dueño de uno de los últimos talleres, Casa Lanfredi, que transforma el cabello en pelucas. Pero el padre de Giulia sufre un accidente del que queda en coma y Giulia debe encargarse de dirigir la empresa familiar, descubriendo que están en quiebra absoluta…

Y completando el trío, Sarah es una brillante abogada empleada en la empresa Johnson & Lockwood. Divorciada, con tres niños, lleva una vida sobrecargada en Montreal porque ella es una mujer joven con carácter que se niega a sacrificar su vida profesional y su carrera. Pero tras unos trastornos que parecían insignificantes, los médicos descubren que Sarah tiene cáncer de mama. Y el gabinete para el que trabaja es muy exigente y no tolera que sus empleados antepongan su vida privada al trabajo…

¿Cómo se enlazarán estas tres historias?… la mejor forma de saberlo es leyendo la novela, una historia en la que veremos cómo, para superar los momentos adversos, lo necesario es valentía, esfuerzo, solidaridad y resiliencia. La trenza es una conmovedora novela de esperanza y renovación, además de una celebración de la feminidad y el poder de la conexión y la perseverancia. Aunque la autora optó por no profundizar en los problemas tan importantes que ha planteado y los deja ahí, como flotando en las conciencias lectoras para que sean ellas las que saquen sus propias conclusiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s