GUÍA DE LECTURA – NOVELA: El Señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias.

Antigua City at Sunrise

GUÍA DE LECTURA PARA DESCARGAR

El Señor Presidente es una novela-denuncia que va más allá de la memoria colectiva, donde se revela la situación de desigualdad social, la injusta explotación del campesinado, el acoso a los pueblos nativos y a la cultura tradicional de los “hombres del maíz”, además de la sensación de miedo ante los caprichos de una de las dictaduras que se sucedieron en su país, Guatemala.

MANUEL JOSÉ ESTRADA

MANUEL JOSÉ ESTRADA

El Señor Presidente está inspirada en la vida real del tirano Manuel José Estrada quien accedió a la presidencia el 8 de febrero de 1898, como primer designado para la sucesión, al ser asesinado el presidente José María Reina Barrios.

Cabrera, como le denominaban sus detractores, se mantuvo en el poder hasta 1920 mediante elecciones fraudulentas, algunas tan ridículas como en la que consiguió diez millones de votos siendo la población total de Guatemala de dos millones, pero contaba con la lealtad del Ejército y mantenía bajo control a los altos mandos militares así como a las personas más influyentes del país, además de seguirle una corte de aduladores que le designaban con diferentes apelativos que iban desde el sencillo “Don Manuel” hasta el rimbombante “Benemérito de la Patria”, pasando por “Jefe del Partido Liberal”, “Excelencia” o “Benefactor de la juventud estudiosa”, pero lo peor fue que, tras tomar el poder, no permitió ningún tipo de oposición y no dudó en desencadenar una inmensa crueldad hacia sus contrarios mediante asesinatos, detenciones, torturas y fusilamientos. Casado con Desideria Ocampo, tuvo dos hijos con ella y doce más con otras mujeres, aunque todos reconocidos… eso le daba caché de macho.

La fuerza de la novela de Miguel Ángel Asturias no se basa tanto en la creación de un personaje tiránico para luego seguirlo en sus fechorías como figura despótica y central de la narrativa, sino más bien en el estudio psicológico de cómo ese personaje se convierte en una imposición en la vida de todos quienes le rodean. Su nombre nunca aparece, pues todos se refieren a él como El Presidente y su aspecto físico no se transcribe, pero, aunque técnicamente se le puede considerar un personaje secundario, su presencia está siempre presente, por lo que se le podría calificar como el personaje principal de la novela.

Alrededor de El Presidente se mueve una constelación de personajes que subsisten gracias a, o a pesar de, él, pero los más importantes de esta historia son:
– Miguel Cara de Ángel (bello y malo como Satán) es su favorito y el asesor más cercano del tirano, un hombre sin corazón y carente de escrúpulos que veremos evolucionar a lo largo de la novela.
– El General Eusebio Canales, un influyente alto mando militar al que, aprovechando el asesinato del Coronel Panales Sonriente, se acusa falsamente de tal crimen y debe huir del país.
– Camila, la heroína dramática de esta historia, es la hija del General Canales y es sobre quien Miguel Cara de Ángel tiene sus ojos puestos y decide raptar el mismo día en que va a ser detenido su padre.
– El Mayor Farfán, a quien Miguel Cara de Ángel salva la vida jugando a doble carta y en espera de que algún día lo necesite.
– Y el Pelele, un pobre perturbado mental de quien se burlaban todos los pordioseros de la ciudad que se acumulaban en las gradas de la Puerta del Señor, junto a la Catedral, y que fue el desencadenante accidental de todo este argumento, tan disparatado como él, cuando mató al Coronel Parrales Sonriente, “el hombre de la mulita”, con sus propias manos, lo que le sirvió al Señor Presidente para organizar una agresiva ofensiva con la misión de librarse de todos aquellos a quienes consideraba una amenaza para su poder.

Aunque también los secundarios tienen importancia en esta novela coral donde a todos les puede llegar la lotería de la crueldad, como la pobre Fedina de Rodas, quien fue torturada y vendida a un prostíbulo con su hijo muerto en sus brazos sin saber de qué se le acusaba, o el malvado Auditor que disfrutaba torturando y de todo intentaba sacar provecho, o Genaro de Rodas quien busca trabajo y hace lo que sea, incluso traicionar y creerse las mentiras sobre su mujer, o la Masacuata, una de las figuras más íntegras de la novela, o toda esa variedad de mendigos, presos, parientes, aduladores, prostitutas, funcionarios y camareros que pululan por la historia alrededor la luz del Presidente, como las moscas alrededor de la bombilla, hasta que mueren abrasadas.

EL PORTAL DEL SEÑOR

EL PORTAL DEL SEÑOR

La trama es lineal, en un lenguaje bastante lírico, a veces reflexivo y en otras lleno de acción, apareciendo en varios capítulos de la novela secuencias ilusorias de sueños que difuminan la línea entre la fantasía y la realidad, que nos transmiten, con más fidelidad, las dificultades existentes al vivir bajo el poder de una dictadura en la que el tirano decide qué es verdad, por que quienes sufren bajo su opresión deben esforzarse constantemente para poder adaptarse a esa verdad cambiante, responder a ella y no convertirse en víctimas de puro accidente. Por ello, los personajes que Miguel Ángel Asturias recrea en esta novela dan la sensación de ser planos en general, escasamente dimensionales, pero es difícil que exista la ambigüedad bajo un poder político que no la permite, pues la confusión moral y ética se castiga, según la moral o la ética del dirigente, incluso con la muerte, en un mundo austero donde todo o es blanco o es negro, pero jamás gris.

El argumento se basa en la crueldad sufrida por hombres y mujeres de un país latinoamericano bajo el poder de una dictadura, pero el autor lo aprovecha, entrelazando la verdad y la fantasía surrealista, para dar cuenta de las costumbres y la naturaleza del pueblo guatemalteco. La crueldad impulsada por la codicia y la ambición de poder de unos pocos contra una mayoría de seres indefensos e inocentes. La crueldad que llega incluso a no permitirles morir en paz y les llenan el ánimo de mentiras e injurias para que su agonía sea más dolorosa.

No existe un tiempo específico, sino que todo se mueve con relación a la luz el sonido o las necesidades de los personajes, como destellos intemporales que entre todos dan a la historia una sensación de temporalidad. Solo en los títulos de las tres partes en las que se divide aparecen referencias temporales concretas.

La obra está dividida en cuarenta y un capítulos breves más un epílogo y en cada uno de ellos Asturias ha ido desgranando su mensaje por medio de diversos actos que constituyen un pequeño universo de tragedias. A veces nos damos de bruces con párrafos verdaderamente incomprensibles que se relacionan con momentos de gran tensión, como el encierro en un calabozo, algunos sueños o pesadillas, el miedo o la locura. Párrafos en los que hay palabras fuera de orden, onomatopeyas sin sentido aparente, frases sin acabar, repeticiones confusas… Es el juego de Asturias en una alianza entre el sonido y el sentido que produce en el lector sensaciones de confusión y desazón similares a las que sufren los personajes, sus espíritus apasionados, e introducirnos en sus vidas, sus sufrimientos o sus gozos y, por supuesto, sus esperanzas, describiendo unos personajes nítidos y comprensibles cargados de veracidad. Unos seres deformados y degradados por la imaginación del autor con la intención de hacerlos visibles para los lectores, pues siempre tendemos a apartar la mirada cuando pasamos ante la miseria, como si al no verla, no existiera. Y sin darnos cuenta, nuestra postura burguesa resulta mucho más grotesca.

El empleo del habla popular, coloquial, con un numeroso uso de las frases hechas que nos cuesta entender, con palabras dialectales o de jerga utilizada por ciertos grupos, nos hace utilizar continuamente el vocabulario que aparece al final del libro, pero todo esto es necesario porque de lo contrario la novela no tendría sentido. De esta forma tan realista, Asturias describe el contexto cotidiano y da coherencia a la ambientación argumental. Algo similar ocurre con su descripción de aquellos lugares, como El Portal del Señor, ya desaparecidos, capaces de transportarnos a un pasado ya no existente, pero sentido como real.

El génesis de El Señor Presidente fue un cuento escrito por Miguel Ángel Asturias en su juventud que llevaba por título Los mendigos políticos y que viajó con él hasta Francia en 1923. Allí escribió la novela, concluyéndola en 1933, sin embargo, no pudo ser publicada hasta 1946, en México, a causa de las sucesivas prohibiciones de los gobiernos dictatoriales guatemaltecos.

Miguel-Ábgel-AsturiasMiguel Ángel Asturias nació en Ciudad de Guatemala el 19 de octubre de 1899 y falleció en Madrid el 9 de junio de 1974. Además de diplomático fue un gran poeta y novelista ganador del Premio Nobel de Literatura en 1967. En sus escritos se combina el misticismo de la cultura Maya con un impulso épico hacia la protesta social, resumiendo las aspiraciones sociales y morales de su pueblo tantos siglos reprimido. Sus obras más importantes son: Leyendas de Guatemala (1930), donde se describe la vida y cultura de los mayas antes de la llegada de los españoles; Sonetos (1930), su primer trabajo poético; El Señor Presidente (1946); Hombres del maíz (1949), novela considerada su obra maestra; El ciclón (1950); El Papa verde (1954) y Los ojos de los enterrados (1960).