Tomates verdes fritos, de Fannie Flagg.


EL SEMANARIO DE DOT WEEMS

(Semanario de Whistle Stop, Alabama)

12 de junio de 1929

UN NUEVO CAFÉ

El café Whistle Stop abrió la semana pasada, justo al lado de casa, junto a Correos, y los propietarios Idgie Threadgoode y Ruth Jamison dicen que les va muy bien. Idgie dice que como la gente sabe que a ella no le importa envenenarse, no cocina…”

Así comienza Tomates verdes fritos, una novela publicada por la actriz y escritora Fanny Flagg en 1987, quien también realizaría la adaptación para el cine que dirigió Jon Avnet en 1991, por la que sería candidata a dos premios Oscar (a la Mejor Actriz de Reparto, para Jessica Tandy, y Mejor Guion Adaptado, para la propia Fanny Flagg).

La narrativa se estructura en dos historias interconectadas, que se desarrollan en sendos planos temporales separados por varias décadas, entre las cuales se van intercalando pequeñas referencias de los noticiarios locales. La historia base tiene lugar en la ciudad de Birmingham, Alabama, en transcurso de un año: entre diciembre de 1985 y diciembre de 1986, sin embargo, la segunda transcurre durante varios años, aunque más bien centrados en la década de los 1930, durante la Gran Depresión, en una localidad ferroviaria de las afueras de Birmingham llamada Whistle Stop.

Todo comienza cuando la señora Evelyn Couch, una mujer de mediana edad, acompaña a su marido durante una visita a su suegra que vive en una residencia para ancianos, allí conoce a otra interna, Ninny Threadgoode, con la que entabla una profunda amistad y la que irá visitando con regularidad para mantener largas conversaciones, y sabrosas meriendas, en las que Ninny va evocando su vida pasada y a todos su seres queridos, describiendo, con su natural franqueza, todas sus experiencias: sexuales, matrimoniales o con los hijos o las amistades, lo que irá produciendo un cambio en la personalidad deprimida de Evelyn, ayudándole a aceptarse tal como es, a tener más autoestima y a salir de su caparazón burgués repleto de prejuicios asumidos y opiniones heredadas.

La segunda narración va apareciendo a golpes de los recuerdos, como destellos de una mente en la que ya se intuyen las primeras dentelladas del Alzheimer, de Ninny quien expone sus recuerdos a modo de ‘flashbacks’ cinematográficos, siendo las protagonistas principales de esta parte otras dos mujeres: Idgie Threadgoode y Ruth Jamison, arropadas por su amor prohibido, aunque plenamente aceptado en el silencio de todos los habitantes de aquella pequeña localidad rural. Ambas regentarán un café, que pronto se convertirá en el centro neurálgico del pueblo, y criarán a Stump, el hijo que Ruth tuvo con su marido Frank Bennett, de quien Iggie le ayudó a escapar a causa de sus abusos. Algo que traerá consecuencias…

La autora va intercalando episodios de ambas historias e incluyendo muchos otros personajes residentes en Whistle Stop, como la vieja Sipsey Peavey, la cocinera del café junto con su nuera Onzell, una noble mujer negra que trabajó de niñera para la enorme familia Threadgoode, adoptando luego a un hijo propio, el llamado ‘Big George’ Pullman Peavey, que dirigía la barbacoa del Whistle Stop Café y que tuvo cuatro hijos con su mujer Onzell, dos de los cuales, los gemelos Jasper y Artis, aunque poco parecidos sobre todo en el color de la piel y en el carácter, tendrán un lugar destacado en la novela. Así mismo, como ya he mencionado anteriormente, entre capítulo y capítulo, van apareciendo los extractos de algunos periódicos locales, sobre todo del Weems Weekly de Whistle Stop editado por Dot Weems, por los que podemos conocer las actividades de otros habitantes de la localidad, como la exitosa organista Essie Rue Threadgoode.

La credibilidad de la historia no viene de las explicaciones ni referencias directas de la autora, sino del desarrollo natural de la acción, así, nos enteramos de la enorme crisis económica que vive Norteamérica por la creciente llegada de mendigos como polizones del ferrocarril, el cual, así mismo, sufre continuos robos de mercancía causados por un ser misterioso que las reparte entre los negros y los blancos más pobres; sólo aparece una nota insinuando esta situación en el Semanario de Dot Weems dejando caer: “Por cierto, ¿es sólo mi imaginación o los tiempos son cada vez más difíciles estos días?”

Del racismo latente nos enteramos por la intervención del Ku Klux Klan en varias ocasiones, hecho que, además, nos situarán en el espacio, exactamente en algún punto de los estados sureños, en este caso Alabama. Esto no nos permite olvidarnos que, a pesar del buen trato que la mayoría de los personajes tienen entre ellos, sean blancos o negros, este problema de intolerancia continúa presente y latente, y nos hace pensar que en cualquier momento algo trágico puede ocurrir a causa de una segregación racial sorda, pero vigente, por ejemplo, a los negros se les tienen que dar la comida por la puerta trasera, mientras los blancos comen tranquilamente sentados en las mesas del café. Sin embargo, aunque Tomates verdes fritos explora en profundidad la problemática del racismo, lo hace en silencio, sin estridencias, pues, pues a pesar de que en ese pequeño pueblo todos saben que estas injusticias existen, nadie cruza la línea evitando hablar de él. Incluso décadas después, la anciana Ninny comentará algo sobre una enfermera negra de la residencia a la que algunos residentes parecen tener miedo simplemente por su color, y Evelyn, unos días más tarde, se introduce en una iglesia cuyos feligreses son mayoritariamente negros y se da cuenta sus temores hacia la gente de color le viene de los prejuicios con los que fue educada por su madre la educó para temerlos.

Otros recursos bien empleados por la autora para potenciar la verosimilitud de su historia son la constante mezcla entre resignación y desenfado de sus personajes para enfrentarse a los trágicos momentos que en la novela se suceden, lo que nos da la imagen de una pequeña sociedad de personas conscientes de sus destinos, los cuales aceptan con una mezcla de estoicismo y buen humor, lo que también le permite a Flagg poder decir lo que piensa sin herir demasiadas susceptibilidades. Y, curiosamente, no debemos olvidarnos de la pertinaz afición de estos personajes a la mentira, mienten constantemente, pero no por maldad, sino que han hecho de ello un arte, sobre todo Idgie, aunque hasta el Pastor, cuando llega el momento, también sabe mentir con verdadera maestría. Y esto los humaniza bastante, queramos o no.

La mayoría de los personajes de Flagg son bastante redondos, aunque también los hay planos formando parte del decorado, por lo que el argumento bulle de acción, acentuados todos ellos por la jerga rural utilizada en sus diálogos, lo que les hace más naturales.

Tomates verdes fritos toca muchos temas, sin embargo, el hilo conductor de la novela es el amor: el amor familiar, pero no determinado principalmente por la genética sino por la amistad, el amor entre dos mujeres, el amor interracial… Ý el faro de ese amor es Idgie, la niña rebelde que se viste con ropa de hombre y se comporta como uno de ellos, que cuenta historias repletas de fantasía, que siempre tiene palabras amables y un plato de comida para cualquier vagabundo, y que ama a Ruth y a su hijo con toda su alma. Por lo tanto, todo el mundo quiere a Idgie.

Y es este amor entre Ruth e Idgie el que nos lleva a plantearnos el tema del rol de género pues conceptos como lesbianismo u homosexualidad no era muy tolerados en los años treinta y menos en una pequeña sociedad rural y tradicional, sin embargo, llama la atención la naturalidad con que se lleva en el pequeño pueblo la relación entre las dos mujeres. Otro rol de género es que nos plantea la buena de Evelyn, aunque ella podía ser el ejemplo que abanderara a un grupo numeroso de mujeres subyugadas, pues ella siempre ha estado pendiente de no disgustar a su marido, siempre dispuesta a agradarle, siempre callando, siempre asintiendo, siempre aceptando ya que fue educada para eso. Hasta que dos sucesos: un niño la insulta y dos muchachas la ofenden, le hacen darse cuenta de que no la respetan porque ella no se respeta a sí misma como lo que es, una mujer. Y a partir de ese momento comienza su revolución.

Y agregado al del género está el problema del sexo, el miedo que impone, el tabú a lo innombrable, lo intocable, lo desconocido, lo oculto y lo ocultado, lo sublimado por la imaginación y la ignorancia, y el arma que da poder a los pastores de almas. Evelyn se siente incómoda ante cualquier referencia a ese tema, y es que, a su edad, todavía no había disfrutado del sexo, ni tan siquiera en su noche de bodas, su primera vez; sin embargo, ahora es ella quien compra un diafragma para su hija adolescente. Pero el miedo a lo desconocido del sexo no es solo femenino, pues. por otro lado, encontramos a Stump a quien Idgie, ante el miedo de él a ser rechazado por su novia Peggy por su posible torpeza en las relaciones sexuales al tener un solo brazo, le lleva con una prostituta para que practique. Y en el lado opuesto está, Frank Bennett, el marido de Ruth, el cual no teme al sexo, sino que es un obseso devorador del mimo, por lo que se convierte en un violador de jovencitas negras y un conquistador de blancas.

Llegados a este punto, no sería descabellado afirmar que Tomates verdes fritos es una novela feminista porque en ella dominan las voces femeninas y las anécdotas sobre mujeres, desde Idgie Threadgoode, cuya presencia llena por entero el libro de principio a fin representando ese espíritu libre que Evely Couch anhela ser, hasta la plácida Ninny Threadgoode y sus historias, pasando por la fuerte y abnegada Sipsey, la dulce y bella Ruth, etcétera. Y aunque existan personajes masculinos bastante potentes, todo parece girar en torno a Idgie, por una lado, y Evelyn, la verdadera protagonista ya que es la única en la que vemos una clara evolución de personalidad y de la que conocemos, de primera mano, sus pensamientos, sus sufrimientos, sus frustraciones y sus esperanzas, por otro. Cada cual es libre de pensar como quiera, pero lo innegable es la validez y actualidad de esta novela en la que, a pesar de los años pasados desde su lanzamiento, se siguen encontrando motivos para su lectura que nos llevarán, sin lugar a dudas, a alguna nueva reflexión.

Seguidamente os voy a plantear unas cuantas preguntas que podéis comentar:

  1. ¿Es Ninny Threadgoode realmente Idgie o es simplemente quien dice ser?
  2. ¿Por qué pone Sipsey el nombre de George Pullman a su hijo adoptivo?
  3. ¿Sabríais decir cuáles son las principales diferencias entre el libro y la película?
  4. ¿Quiénes eran los ancianos que al final del libro le dieron el tarro de miel a la niña?
  5. ¿Se podría afirma que Tomates verdes fritos es una novela feminista? Justificadlo.
  6. ¿Creéis que esta novela defiende el homicidio justificado?
  7. ¿Se atreve alguien a cocinar alguna de las recetas del final del libro? Si es así, quedamos para probarlas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s