GUÍA DE LECTURA – NOVELA: Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell


GUÍA DE LECTURA Descarga en PDF

63943d462460e603031b478332f903d3

Mi familia y otros animales es una novela, autobiográfica en cierta medida, del escritor británico Gerald Durrell, donde se describen los primeros años pasados por la familia Durrell en la isla griega de Corfú, esta novela tendrá sus secuelas en Bichos y demás parientes y El jardín de los dioses, formando así la trilogía de Corfú. La novela es un divertido retrato de varios personajes y diferentes lugares.

9788420674155El personaje central y narrador es Gerry, quien en el momento de llegar a Corfú tiene diez años. Es el primer miembro de su familia en aprender griego y se adapta perfectamente a las costumbres isleñas. Sus intereses principales son la biología, la botánica y el cuidado de los animales, por lo que pasa la mayor parte de su tiempo observando la vida vegetal y animal en los jardines de su familia, o por los terrenos aledaños, detallando sus descubrimientos. Gerry tiene una visión negativa de la educación, pues piensa que las actividades educativas tienen poco o nada que ver con la ciencia y son aburridas e improductivas, por lo que sus tutores lo van culturizando con el recurso de ir insertando algún toque zoológico en las lecciones. Su pasión es ir coleccionando mascotas, ya sea capturándolas o comprándolas, a las cuales personifica poniéndoles nombres. Este amor de Gerry por la naturaleza es tolerado, aunque no compartido, por la mayor parte de la familia, excepto por Larry, el hermano mayor, quien está en total desacuerdo y hace todo lo posible para desviarlo hacia la literatura, con muy poco éxito. Uno de los mejores amigos de Gerry es Teodoro, un científico que trata a Gerry como si fuera un adulto y le presta libros sobre biología y botánica y herramientas, como microscopios, diapositivas, productos químicos para preservar especímenes, que ayudan a Gerry a aprender con más facilidad sobre la naturaleza.

image-w1280Por su parte, Teodoro es un biólogo entusiasta a quien Gerry conoce a través de George, un amigo de Larry. Impecablemente vestido y con una larga barba que es una evidencia, para Gerry, de su valía como científico, Teodoro se convierte rápidamente en uno de los mejores amigos de Gerry. Teodoro es su primer en su tutor y se lo gana con su manera de enseñar que consiste en no parecer que está enseñando, sino recordándole cosas que ya sabía y de las que se había olvidado. A Teodoro le encanta ver cómo aterrizan los hidroaviones y se siente muy incómodo en los saludos y en las reuniones. Tiene una enorme biblioteca sobre temas que él llama “sensibles”, como biología, botánica o folklore, así como una buena colección de novelas de misterio y crímenes que comparte con Madre. Los jueves por la tarde se reúnen Teodoro y Gerry para mirar diapositivas o pasear y recolectar especímenes de la naturaleza. Le encanta contar historias absurdas sobre Corfú, y también tiene un gran repertorio de chistes y juegos de palabras malos que despliega en cuanto tiene ocasión, aunque de quien más se ríe es de sí mismo y nunca se toma demasiado en serio, por lo que pronto se convierte en una persona imprescindible en la familia y es al único que Madre permite verla en traje de baño.

En el polo opuesto tenemos a Larry (Lawrence Durrell, quien también sería un escritor famoso autor de Cuarteto de Alejandría). Larry tiene veintitrés años al principio de la novela. Es el intelectual y carga consigo tantos libros que tiene que contratar a unos trabajadores locales para que metan sus baúles a través de una ventana por medio de unas poleas. Al igual que su madre, está obsesionado con dar la sensación de pertenecer a una familia inglesa acomodada, por culpa de ello siempre está exasperado o decepcionado con los miembros de la familia a quienes acusa de comportarse de manera incorrecta, ya que la única manera correcta de hacer las cosas es como él piensa, sin embargo, cuando él comete errores, no es capaz de asumir su responsabilidad. Con frecuencia sugiere cosas a Madre bastante absurdas, como mudarse a Corfú porque en Inglaterra llueve mucho o cambiar de villa, ya en la isla, para acomodar a la tropa de amigos que invitó durante el verano, en ambos casos, ante las primeras negativas de Madre, asegura que lo que él dice es la forma lógica de proceder y que su madre es una rara por no acceder. Se pasa todo el tiempo intentando convencer a la familia de que lean literatura “adecuada” en vez de las novelas de misterio. Pero, sobre todo, Larry es el mayor adversario de Gerry en relación con el mundo natural desde que descubre pequeños animalitos guardados en las cajas de fósforos y ya se sublima cuando las urracas le destrozan la habitación.

Madre, de quien nunca se menciona su nombre, es una viuda cuyas vocaciones se circunscriben entre la cocina y el jardín. Hace todo lo posible para apoyar a sus hijos en sus respectivos intereses e intenta dirigir la familia de forma razonable, aunque, menos Gerry, el resto de hermanos se burlan de ella. Es la típica mujer burguesa preocupada por mantener las apariencias, sin embargo, es la única persona en toda la familia que apoya a Gerry en su interés por la naturaleza, acepta sus mascotas e intenta que el resto haga lo mismo, aunque también se niega a admitir animales peligrosos en casa. Trata a sus hijos con aire despreocupado y los humilla con ironía, pero casi siempre cede, incluso sabiendo que lo pedido es claramente absurdo.

2683909_originalDesde los primeros capítulos, nada más llegar a la isla, se les une un personaje bastante peculiar, Spiro Hakiaopulos, un griego corpulento y peludo que trabaja de taxista y toma a la familia Durrell bajo su protección, sobre todo porque él habla inglés que aprendió en Chicago, donde pasó ocho años. Spiro se encarga de que los Durrell no sean estafados y discute con el agente de aduanas para que las pertenencias de la familia les lleguen sin demasiados problemas. Gerry dice de Spiros que actúa como si fuera el dueño de la isla, aunque eso mismo dice Spiro de otros cuando habla mal de ellos, aunque Gerry también se refiere a Spiro como el ángel guardián de la familia. Spiro adora a Madre y le informa de todas las correrías de sus hijos, sobre todo cuando él piensa que están sobre terreno inseguro. Spiro tiene cierto cariño por Gerry a quien le consigue los peces dorados, los cuales los sustrajo del estanque del palacio donde se hospedan los dignatarios extranjeros cuando visitan la isla.

El segundo hermano en edad de Gerry es Leslie, quien cuando comienza la novela tiene diecinueve años. Sus principales intereses son la caza y las armas, comprando varias de estas durante su estancia en Corfú, pues piensa que, si uno puede cazar y navegar, ya puede sobrevivir en la vida, y esto lo utiliza Gerry para convencerle de que le construya un bote para su cumpleaños. Leslie y Larry son bastante antagonistas y lo que más le saca de quicio a Larry es la agilidad y elasticidad de Leslie y le asegura que todo el mundo puede hacer las cosas que él hace si se para a pensarlo con lógica, pero cada vez que Leslie le reta, Larry hace el ridículo. Lo que más le gusta, después de cazar, es contar a la familia sus aventuras cinegéticas. No se mete con la afición a las mascotas de Gerry salvo cuando trae serpientes, que le aterrorizan.

Y la única hermana de Gerry es Margo, la cual tiene dieciocho años al comienzo de la novela. Sus mayores intereses son: curar su acné, para lo que usa varias lociones y cremas, tomar el sol, vestir con ropas diáfanas y fluidas y experimentar con dietas ridículas. Es la única de todos los hermanos que aboga por las aficiones de Gerry, menos cuando se refiere a los insectos. Durante la estancia en la isla tuvo diferentes relaciones, aunque ninguna duró mucho tiempo, sin embargo, cuando la familia orquesta su ruptura con Peter, ella se encerró una semana en el ático.

El último tutor de Gerry fue Kralefsky, un hombre de baja estatura, calvo y jorobado que, la primera vez que lo vio, Gerry pensó que era un gnomo. Su misión era enseñarle inglés, pero sus primeros intentos fueron bastante frustrantes, así que cambió el método y le hizo aprender francés leyendo una guía de aves francesas, porque Kralefsky era avicultor y tenía el piso superior de su casa repleto de jaulas con toda clase de pájaros. Al igual que a Teodoro, a Kralefsky también le encantaba contar historias, pero a diferencia de aquel, estas no eran ciertas y Gerry descubre que, si él le contaba algo, al día siguiente Kralefsky tenía una historia preparada sobre ello. Pero Kralefsky también tenía su parte seria y responsable, pues cuidaba con mucho cariño de su anciana madre, la cual una tarde presenta a Gerry.

Y por último en este repaso de los personajes más importantes de la novela, está Roger, el perro de la familia y el compañero de Gerry en todas sus correrías. Es grande y con pelo negro rizado y una buena cola. Su lealtad a la familia le conduce a atacar todo aquello que considera una amenaza para ellos, incluido el traje de baño con volantes de Madre. Su amistad con Gerry le lleva a aceptar a todas las mascotas que aquel adopta, sin embargo, tiene una fuerte rivalidad con todos los perros callejeros de Corfú, contra los que intenta luchar a la mínima ocasión.

descargarMi familia y otros animales se desarrolla, principalmente, en la isla griega de Corfú, situada en el Adriático, frente a las costas de Albania y Grecia. En ese momento Gerry tiene diez años y está muy interesado en todo lo que concierne con la naturaleza, por lo que esta isla supone para él un enorme paraíso donde puede observar a sus anchas plantas y animales. De esta forma, Gerry conecta a su familia con el mundo natural, incluso a pesar de ellos, demostrando que la naturaleza forma parte inevitable de la existencia y, para coexistir armoniosamente con ella, lo mejor es no intentar domesticarla, sino aceptarla tal cual es.

Las descripciones de lo que Gerry observa tanto en su jardín, como en sus correrías por la isla, ocupan gran parte de la narración, y Durrell no economiza ejemplos de ello, desde los ciclos de la vida de las tijeretas o las mantis religiosas, hasta los hábitos de apareamiento de las tortugas. Así mismo, muchos capítulos los abre describiéndonos los cambios estacionales, dando casi más importancia al curso natural de la vida isleña que a los hechos realizados por los miembros de la familia protagonista.

610300Este enfoque centrado en el mundo natural sitúa a éste como una realidad que afecta a todo lo demás, queriendo demostrar que está intrínsecamente conectado a las personas que lo habitan, algo que solamente Gerry y el grupo de personajes con los que se relaciona saben valorar, mientras el resto, o lo ignoran normalmente, aunque a veces colaboren con Gerry, como Madre o Margo, o directamente lo detestan, como el hermano mayor, Larry.

Sin embargo, todos tienen que convivir con las mascotas con las que Gerry va llenando la casa, siendo algunos tolerados, como la tortuga Aquiles o la paloma Quasimodo, resultando esta aceptación familiar un reforzamiento de la creencia de Gerry sobre que el mundo natural es maravilloso y capaz de proporcionar compañía e interés a la vida de los humanos, así como que, recíprocamente, los humanos deben esforzarse por vivir en armonía con la naturaleza. Claro que está tolerancia no aparece con otros animales de los que Gerry lleva a casa, como la madre escorpión y sus bebés o las destructivas y revoltosas urracas.

c1f32dacbbf0a0c681b744430e4b9e92f6689e4aEl interés por la naturaleza diferencia a Gerry del resto de su familia, pues él es el único que está interesado en comprender al mundo natural, y el resto, aunque a veces lo disfrute, solamente se interesa por sus posibles utilidades, como Leslie, para cazar, o Margo, para coger color al sol. Pero Gerry tampoco llega a comprender, a pesar de las reacciones incontrolables de algunas de sus mascotas, que la naturaleza no se puede domesticar al completo por los humanos.

Otro punto digno de mencionar en Mi familia y otros animales tiene que ver con las absurdas historias que se cuentan en ella, sobre todo por parte de Teodoro, quien parece estar convencido que lo absurdo es algo inherente a Corfú, pues asegura que en aquella isla puede ocurrir cualquier cosa, apoyándose en la máxima de que, si algo puede salir mal, saldrá mal. Lo curioso es que los lugareños tienen esa misma sensación y han hecho de lo absurdo su forma de vivir.

En principio, los sucesos absurdos y humorísticos surgen de las diferencias culturales y lingüísticas entre los Durrell ingleses y la población griega local, y ello provoca pequeños conflictos y malentendidos que producen hilaridad en los lectores, aunque en este caso también dependerá de la perspectiva y los estereotipos culturales, pues no todo lo que parece gracioso para unos lo tiene que parecer necesariamente igual para el resto.

En esta diferenciación también tiene mucha importancia la brecha generacional, y como ejemplo podemos utilizar la fácil adaptabilidad de Gerry, el más joven de la familia Durrell, a las costumbres isleñas y que sea el único que aprende a hablar griego, algo que al resto les parece absurdo y pintoresco.

Con todo, las historias narradas por Teodoro, por muy irracionales que parezcan, llenan de colorido la narración y son bastante bien aceptadas por la familia en general, lo que sugiere que, por muy absurda que los visitantes encuentren la vida de Corfú, es innegable que la vida allí es maravillosamente extraña y, por ello, mucho más satisfactoria y rica que la de quienes se consideran intelectualmente superiores.

Por otro lado, la novela también nos plantea una reflexión sobre la evolución de los valores desde la infancia hasta la edad adulta y el papel que juega en este cambio el tipo de educación recibida. El ejemplo lo tenemos con la diferencia de perspectiva de Gerry y el resto de su familia hacia lo que les rodea. Él lo ve todo desde su punto de vista infantil: curioso, un poco ingenuo y a menudo absorto en su mundo, pero, sobre todo, anhelante de hacer amigos y ser aceptado por todas aquellas personas que le pueden aportar algo a sus deseos de descubrir los secretos de la naturaleza. Mientras tanto, Madre y los hermanos se encierran en su caparazón mirándolo todo desde la distancia y, cuando se dignan a contactar con la gente de Corfú, lo hacen con cierto sentimiento de condescendencia.

2459En cambio, sus mejores amigos durante su estancia en Corfú son todos mayores, como Teodoro, a quien el niño encuentra fascinante, que trata a Gerry como una persona plena y se comporta con él con una naturalidad espontánea que el propio Gerry considera infantil y traviesa, a pesar de su naturaleza científica, algo que el niño agradece, o el avicultor Kralefsky, quien también lleva una vida muy atractiva a los ojos del pequeño, aunque no descuida por ello sus deberes como persona madura, como cuidar a su anciana madre o machacar a Gerry con el francés y que fuera él quien aconsejara a Madre que Gerry debería volver a Inglaterra para completar su educación, algo que el niño no ve con buenos ojos pues teme que, al hacerlo, pierda su afán de curiosidad sobre las cosas. Y es que Gerry ve que sus hermanos y su madre, productos de una educación tradicional, han perdido interés por los misterios de la vida, creyendo saber mucho cuando, en realidad, no saben casi nada.

Y es que, para Gerry, las únicas cosas en la vida que son más importantes que sus actividades científicas, son sus relaciones con sus amigos, y en especial, con sus amigos no humanos, a quienes antropomorfiza dándoles nombres y descubriendo sus personalidades y peculiaridades, al mismo tiempo que se responsabiliza de ellos y les cuida.

Así, tenemos a Roger, el perro familiar, que acompaña a Gerry donde quiera que él vaya y dándole sus opiniones sobre sus descubrimientos, tirando de él cuando las cosas se ponen aburridas y siendo amistoso con otras criaturas cuando se lo pide Gerry, encarnando, de esta forma todas las cualidades de un buen amigo. Luego está Ulises, el búho, quien al principio no parece muy interesado en entablar una amistad con el perro, pero que a la larga decide que Roger puede ser una forma aceptable de transporte, estableciendo una relación que reafirma la tesis de Gerry de que los animales también pueden ser amigos entre ellos y con el ser humano, por lo que toda forma de vida merece tener una atención adecuada y cierta consideración.

Sin embargo, hay otras especies con las que es más difícil establecer esos lazos, por ejemplo, con las urracas Magenpies que, tras destrozar la habitación de Larry, no le quedó otro remedio a Gerry que encerrarlas en una jaula. Algo similar le ocurrió con la gaviota Alecko, aunque él siempre mantuvo limpias sus jaulas y les atendió en todas sus necesidades. Con los hábitats de las tortugas, los peces dorados y las serpientes, tuvo más problemas y, sobre todo, porque entre estos animalitos no se pudo conseguir un acercamiento amistoso, ya que las tortugas comen peces dorados y las serpientes se comen a las otras dos especies, aunque algo tuvo que ver con este fracaso el hecho de que Leslie se encontrase las serpientes en el baño. Y aunque Gerry abogase a favor de sus mascotas, no le queda otra que aceptar que él es el único miembro de su familia dispuesto a responsabilizarse de ellas.

El amor de Gerry por los animales nos brinda algunos de los pasajes más conmovedores de la novela y, sobre todo, al tratarlos con la misma consideración que a las personas, a pesar de que, hoy en día, no estaría bien visto que sacase a las crías de sus nidos o a otros animales de su hábitat natural, pare tenerlos encerrados en su casa.

p01g73q9Gerald Durrell fue el quinto y último hijo de su familia, pues una hermana mayor murió en la infancia. Su padre era ingeniero en la India, aunque la familia se trasladó a Londres antes de que el padre muriera. Al poco tiempo de este hecho, la señora Durrell se trasladó a la isla griega de Corfú con sus hijos Gerald (Gerry), Margo y Leslie, pues Lawrence (Larry) ya vivía allí con su esposa. La familia Durrell abandonó Corfú al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, y en 1943, Gerald sirvió en el ejército trabajando en una granja. En 1947 comenzó a realizar expediciones de recolección de vida silvestre, cuya técnica difería mucho de las practicadas en la época, ya que nunca recolectaba en exceso y no compraba a los recolectores profesionales. Después de casarse con Jacquie, ambos comenzaron a escribir libros para financiar las expediciones de Gerald y la conservación de los animales. A mediados de la década de los cincuenta del pasado siglo, desilusionado con la forma en que trataban a los animales en los zoológicos, Gerald se decidió a abrir el suyo propio, cosa que llevó a cabo el año 1959 en Jersey, un zoológico que pronto se convirtió en pionero en la cría en cautividad de especies en peligro de extinción. Gerald y Jacquie se divorciaron en 1979 y, poco después, se casó con su segunda esposa, Lee McGeorge. Durante la siguiente década lanzó varios grupos de conservación, destacando el Durrell Wildlife Conservation Trust. Gerald Durrell falleció en 1995 después de que su salud comenzara a deteriorarse tras un viaje a Madagascar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s