EN TORNO A LA LECTURA: Pequeña biografía de Lewis Carroll.


Descarga PDF: EN TORNO A LA LECTURA

lewis_carroll_06-552x620Charles Lutwidge Dogson, más conocido como Lewis Carroll, nació en la localidad inglesa de Daresbury, Cheshire, el 27 de enero de 1832 en el seno de una familia de la clase media-alta inglesa, aunque con algunas raíces irlandesas, conservadores y miembros de la High Church anglicana, teniendo entre sus antepasados varios militares de carrera. Fue el tercero de once hijos, aunque el primer varón, de Frances Jane Lutwidge, una mujer amable y paciente, y el reverendo Charles Dogson, quien se encargó de la instrucción de todos sus hijos e intentó encaminarlos por el camino recto que su cargo le dictaba.

Desde pequeño, Carroll, tuvo una desbordante imaginación, posiblemente producto de sus numerosas lecturas bastante precoces para su edad, y una gran capacidad para inventar juegos o escribir cuentos y poemas para sus siete hermanas y tres hermanos, sin embargo, sus tres años pasados en la Rugby School fueron algo infelices, a pesar de acabar con buenas notas, a causa de su tartamudez y su leve sordera, lo que le perjudicó bastante en sus relaciones sociales. En 1851 fue admitido en la Universidad de Oxford, donde se graduó en 1854 como profesor de Matemáticas. Una vez concluida la carrera ingresó como residente en la Christ Church, donde impartiría clases y estaría destinado para ser sacerdote, aunque él jamás quiso serlo y a los más que llegó, en 1861, fue a ser nombrado diácono.

Con las personas adultas, Dodgson era un hombre reservado y exigente, que se negaba a envolverse en las tempestades políticas y religiosas del momento, pero como Lewis Carroll era una compañía agradable para los niños, para quienes creó sus historias y poemas, por lo que muchos historiadores han creído ver en ello a un hombre con doble personalidad, aunque, más bien, parecía ser alguien que se negaba a crecer. Asistía al teatro con frecuencia, lo que le acarreó más de un disgusto a causa de la moral victoriana familiar, y se interesó vivamente por la fotografía y la escritura. En la primera afición se inclinó más hacia los niños y las personas famosas y en ella alcanzó un nivel excelente de creatividad, buscando combinar la belleza con la inocencia, sin sentimiento alguno de culpa, pues él lo consideraba un acto de gracia y libertad libre de todo pensamiento impuro. A pesar de todas las críticas, la fotografía le sirvió para relacionarse con personas de círculos sociales más altos.

Por otro lado en la escritura se inició con los temas humorísticos y matemáticos, aunque también con poesías, comenzando a firmarlas con su nuevo pseudónimo, producto de traducir sus dos nombres al latín, en orden inverso, y posteriormente darles de nuevo una fonética inglesa.

En 1856 Carroll conoció a Alice Liddell, la hija de cuatro años de edad del director de Christ Church, y para ella y sus hermanas escribió varias historias durante los siguiente años, hasta que en 1862, durante una merienda campestre, tras relatarles las aventuras de una niña que se cayó en la madriguera de un conejo, Alicia, ya con once años, le pidió que escribiese esa historia para ella y él así lo hizo, llamándola “Las aventuras subterráneas de Alicia” que, después de algunos cambios, sería publicada en 1865 como “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, con ilustraciones de John Tenniel.

Animado por el éxito del libro, Carroll escribió un segundo volumen en 1872, “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí”, basado en los juegos de ajedrez que él practicaba con las niñas Liddell, incluyendo material anterior a conocerlas.

A diferencia de la mayoría de los libros de entonces, éstos no intentan transmitir  lecciones morales, ni significados ocultos relacionados con la religión ni la política, sino que simplemente son aventuras en las que una niña normal reacciona a su manera ante el mundo, muchas veces incongruente, de los mayores.

Tras estos títulos, Carroll publicó varias obras cargadas de juegos matemáticos, como el poema “La caza de Snark”, en 1876, “Silvia y Bruno”, en 1889, o “Sivia y Bruno concluido”, en 1893. Así mismo lanzó una serie de panfletos burlándose de los asuntos universitarios, firmados con otro nombre o sin firma alguna, y otros trabajos sobre matemáticas, en esta ocasión con su verdadero nombre.

021-lewis-carroll-theredlistTras una breve enfermedad, murió el 14 de enero de 1898, posiblemente de neumonía.

Lewis Carroll ha suscitado opiniones encontradas sobre su personalidad, desde una supuesta pedofilia por su afición a fotografiar niñas desnudas o por su relación con Alice Liddell, su posible adicción a las drogas en una época en que el láudano, u otros analgésicos procedentes del opio, se recetasen frecuentemente para aliviar algunos dolores, hasta la acusación lanzada en 1996 por Richard Wallace de ser el verdadero Jack el Destripador que en otoño de 1888 aterrorizó las calles de Londres, basándose en unas frases crípticas que escribió en un libro, nada menos que en 1869, es decir, diecinueve años antes de que todo ocurriese.  Sin embargo, parece que de lo único que se le puede acusar a Carroll es de ser como Peter Pan, un eterno niño, soñador e inofensivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s