Guía de lectura: El guardián entre el centeno, J.D. Salinger


Autor: Ancrugon
Descargar en PDF:Guía de Lectura de El Guardián entre el centeno

-Dígame, Hholden-1owitz -le dije-. ¿Pasa usted muchas veces junto al lago del Central Park?
-¿Qué?
-El lago, sabe. Ese lago pequeño que hay cerca de Central South Park. Donde están los patos. ¿Sabe, no?
-Sí. ¿Qué pasa con ese lago?
-¿Se acuerda de esos patos que hay siempre nadando ahí? Sobre todo en primavera. ¿Sabe usted por casualidad dónde van en invierno?
-¿Adónde van, quiénes?
-Los patos. ¿Lo sabe usted, por casualidad? ¿Viene alguien a llevárselos a alguna parte en un camión o se van ellos por su cuenta al sur, o qué hacen?
El tal Howitz volvió la cabeza en redondo para mirarme. Tenía muy poca paciencia, pero no era mala persona.
-¿Cómo quiere que lo sepa? -me dijo-. ¿Cómo quiere que sepa semejante estupidez?

El guardián entre el centeno – J.D.Salinger, 1951

centeno_i_niñoINTRODUCCIÓN

   “El guardián entre el centeno” es un controvertida novela del escritor norteamericano J. D. Salinger, editada originalmente para adultos en el año 1951, pero que rápidamente llegó a ser muy popular entre los lectores jóvenes a causa de los temas principales que tratan en ella como el de la problemática de la adolescencia o la alineación social, aunque también aparecen otras cuestiones bastante importantes como la búsqueda de la propia identidad, la importancia de pertenecer a una clase social determinada, la pérdida de la inocencia y, por lo tanto, la de muchos conceptos que se consideraban inamovibles o la dificultad de comunicarse con los demás. El protagonista principal es un joven adolescente, Holden Caulfield, quien llegaría a ser un icono de la rebeldía juvenil, que tras ser expulsado del colegio de Pencey, justo poco antes de las vacaciones de Navidad, se marcha hacia su hogar sin esperar que se enteren sus padres, en un viaje iniciático que le irá afectando psicológicamente al tener que enfrentarse con el mundo adulto al que ya está próximo a ingresar por su edad, pero en el que añora la inocencia infantil que va perdiendo poco a poco y que todavía representa para él su hermana pequeña.
En su camino de vuelta a un mundo que ya jamás será el mismo que dejó al partir para el inicio del curso, se da de narices con la hipocresía social, en realidad el tema central de la novela, descubriendo la suciedad del mundo adulto, lo miserable de muchas de sus actuaciones, la falsedad de sus acciones, la brutalidad y la degeneración, por ello su único refugio es el recuerdo de su hermana Phoebe, su heroína, hacia la que camina como una meta, y el del hermano muerto en plena infancia y de quien sólo tiene reconfortantes recuerdos.

cropped-www-fondosyfonditos-com-ar-422323-new-york-city-grey-city423RESUMEN

La estructura de la novela la podemos dividir en tres partes:
1. El colegio
2. El viaje
3. Nueva York

Y cada una de ellas se compone de varios puntos “calientes”:

 La vida es un juego y uno debe jugar según las reglas.

   Holden Caulfield, el narrador y protagonista de “El guardián entre el centeno, comienza declarando que él no tiene la intención de que la novela sirva como la historia de su vida. Actualmente en tratamiento psiquiátrico, este adolescente recuerda lo que le pasó en Navidad. Esta historia constituye la base de su narración. Al principio de su historia, Holden es un estudiante de Pencey Prep School, irresponsable e inmaduro. Al haber sido expulsado por suspender cuatro de sus cinco asignaturas, Holden va a ver el Sr. Spencer, su profesor de historia. Éste le dice que debe darse cuenta de que “la vida es un juego” y uno debe “jugar según las reglas”, pero a sus dieciséis años de edad, y tras haber pasado por cuatro colegios privados, no hace mucho caso de lo que le dice Spencer.

 El guante de beisbol de Allie.

   Holden vuelve a su dormitorio, en donde encuentra a Robert Ackley, un estudiante odioso con una tez terrible que no dejará solo a Holden y a Ward Stradlater, compañero de habitación de Holden. En esto aparece Stradlater, un chico presumido y arrogante, un “vago secreto”, quien le pide a Holden que le escriban una composición de inglés. Stradlater se prepara para una cita con Jane Gallagher, una amiga de Holden de varios veranos antes, mientras que Holden va a ir con Ackley y Mal Brossard a New York para ver una película. Cuando regresa, Holden escribe la composición para Stradlater, la cual trata de un guante de béisbol de su hermano Allie, quien murió de leucemia hace varios años y ello hizo que él rompiera todas las ventanas de su garaje a causa de su ira la noche que murió.

 Los recuerdos de Jane.

   Cuando vuelve Stradlater, se molesta con Holden por escribir lo que él considera una redacción mediocre, entonces Holden responde destrozando la composición. Holden le pregunta sobre su cita con Jane, y cuando Stradlater indica que podría haber tenido sexo con ella, se enfurece e intenta golpearle, pero Stradlater es más fuerte y rápidamente le vence y lo noquea. Holden decide dejar Pencey esa misma noche y no esperar hasta el miércoles. Así que abandona el colegio y regresa a Nueva York, donde se quedará en un hotel antes de ir a casa.

 El tren y la señora Morrow.

   En el tren a Nueva York, Holden se sienta junto a la madre de un estudiante de Pencey, Ernest Morrow. Él le miente diciendo que su nombre es en realidad Rudolf Schmidt (el nombre del bedel de Pencey), Holden le dice a la Sra. Morrow que su hijo es muy popular y respetado en Pencey cuan en realidad Ernest es detestado por los demás. Holden la invita a tomar una copa con él en el auto club. Cuando Holden llega a Nueva York no sabe a quién llamar. Primero piensa en invitar a su hermana menor, Phoebe, luego considera que sería mejor llamar a Jane Gallagher o a otra amiga, Sally Hayes. Finalmente decide quedarse en el Hotel Edmond.

 La llamada del sexo.

   Desde su ventana puede ver a los otros huéspedes del hotel, incluyendo un travesti y una pareja que se escupen bebidas del uno al otro, lo que le hace pensar en el sexo. Entonces decide llamar a Faith Cavendish, una ex bailarina striper así como una reputada prostituta, pero ella rechaza su proposición. Por lo tanto va a Lavender Room, la discoteca del hotel, donde baila con Bernice Krebs, una mujer rubia de Seattle que está de vacaciones en Nueva York con varias amigas. Holden cree que estas turistas parecen patéticas debido a su entusiasmo sobre los diversos monumentos de la ciudad.

 Una bala en el estómago.

   Después de dejar Lavender Room, Holden decide ir a Ernie, un club nocturno en Greenwich Village que su hermano D.B. solía frecuentar antes de mudarse a Hollywood. Sale casi inmediatamente después de llegar porque ve a Lillian Simmons, una de las ex novias de D.B. y desea evitarla pues ella es una “falsa”. Camina hasta el hotel, donde Maurice, el ascensorista, le ofrece una prostituta para pasar la noche. Él acepta. Cuando Sunny, la prostituta, llega, Holden se pone demasiado nervioso y se niega a seguir con ella. De todos modos aquella le exige diez dólares, pero Holden cree que sólo le debe cinco, como acordó con Maurice. Sunny llama al ascensorista y Holden discute con ellos, pero Maurice lo amenaza mientras Sunny le roba el dinero y el otro le golpea en el estómago antes de salir.

 Romeo y Julieta.

   Más tarde Holden llama a Sally Hayes para verse con ella por la mañana. Deja su equipaje en un armario en la Grand Central Station para no tener que volver al hotel donde podría enfrentarse otra vez con Maurice. En Grand Central Station habla con dos monjas sobre “Romeo y Julieta” e insiste en darles un donativo. Entra a una tienda con intención de comprarle un disco de regalo a Phoebe y se siente deprimido cuando oye a unos niños cantando la canción, “Si un cuerpo coge un cuerpo viniendo a través del centeno.” Llega Sally e inmediatamente le viene a la cabeza la locura de que quiere casarse con ella aunque, la verdad, no le gusta especialmente.

 El grano en el culo.

   Van a ver un espectáculo protagonizado por los Lunts porque sabe que a ella le gustan. Después del espectáculo, Sally siempre menciona que se ve con un chico de Andover y Holden le dice que le llame y así ella le podrá dar “un gran beso con toda su alma.” Mientras la chica habla con el amigo, Holden se asquea por lo falsa que suena la conversación. Holden y Sally van a patinar y luego almuerzan juntos. Durante el almuerzo, Holden se queja de que está harto de todo lo que le rodea y sugiere que huyan juntos a Nueva Inglaterra, donde podrían vivir en una cabaña en el bosque. Cuando ella desecha la idea, Holden la insulta llamándola un “real grano en el culo,” haciéndola llorar.

 Un guardián entre el centeno.

   Después Holden llama a Carl Luce, un amigo de la escuela Whooton que va a Columbia, y se encuentra con él en el Wicker Bar. Carl pronto llega a ser molesto para Holden por no poder mantener una “conversación típica Caulfield” — sobre su preocupación sobre el sexo — y el otro le sugiere que vaya a un psiquiatra. Holden se queda en el Wicker Bar, donde se emborracha, y luego sale a pasear por el Central Park donde se cae y rompe el disco de Phoebe, entonces piensa que podría morir de neumonía, por lo que decide ir hasta su casa para ver a su hermana, tratando de evitar a sus padres. La niña está dormida, pero la despierta, y ella se alegra de verle aunque se angustia cuando se entera de que Holden ha fracasado en Pencey. Ella dice que su padre lo matará. Él le dice que quiere ir a un rancho en Colorado, pero ella rechaza esa idea como una tontería. Cuando él se queja de la falsedad de Pencey, Phoebe le pregunta si en realidad le gusta algo. Él dice que le gusta Allie y piensa en cómo le gustaron las monjas de Grand Central y un niño en Elkton Hills que se suicidó. Entonces le dice a Phoebe que le gustaría ser “un guardián en el centeno”, y se imagina a sí mismo parado en el borde de un acantilado mientras los niños juegan a su alrededor. Él saldría de algún lado y los atraparía siempre justo antes de que pudieran caer por el borde.

 Vivir por una causa.

   Cuando sus padres vuelven a casa, Holden escapa a casa del señor Antolini, su ex profesor de inglés en Elkton Hills. El señor Antolini le dice que va por mal camino y que se dirige hacia una caída grave y que es del tipo de persona que puede morir noblemente por una causa muy indigna y le declama una cita de Wilhelm Stekel: “la marca de un hombre inmaduro es que quiere morir noblemente por una causa, mientras que la marca del hombre maduro es que quiere vivir humildemente por una”. Holden se queda dormido en el sofá. Cuando se despierta, encuentra el Sr. Antolini con su mano sobre la cabeza de Holden. Holden inmediatamente lo interpreta como un gesto homosexual, así que decide irse diciéndole al hombre que debe acercarse a por sus bolsas que están guardadas en la Grand Central Station y que volverá pronto. De hecho, sin embargo, Holden pasa la noche en Grand Central Station, luego envía una nota a Phoebe a la escuela, pidiéndole que se reúna con él para el almuerzo. Cada vez está más angustiado y delirante, creyendo que se va a morir cada vez que cruza la calle. Cuando se encuentra con Phoebe, ella le dice que quiere ir con él y se enoja cuando él se niega. Él compra un boleto para el carrusel del zoológico cercano, y mientras él mira como la niña da vueltas, empieza a llorar.

 La eterna enfermedad.

   Holden termina su historia aquí. Se niega a relatar lo que pasó después y cómo enfermó. Señala que la gente se preocupa por si él se aplicará o no al año que viene y termina la historia asegurando que extraña a Stradlater y a Ackley e incluso a Maurice.

tiovivoESTILO E INTERPRETACIÓN

   Todo está narrado desde la perspectiva de Holden y, por lo tanto, lo que vamos viendo en el transcurso de la novela es su particular visión del mundo, por lo que la imagen que nos va dando de los diferentes personajes es bastante ambigua y poco desarrollada, lo que todavía acrecienta más la sensación general de desesperación. Es curioso la poca presencia que tienen sus padres en comparación con sus hermanos Phoebe, Allie y DB a quienes nombra constantemente, intensificando así, seguramente, el conflicto generacional tan intenso que vive el protagonista, todavía más marcado si vemos la antítesis en el tratamiento de los niños si lo comparamos con los mayores, pues mientras los primeros son presentados de forma positiva, asociados la mayor parte de las veces a la ingenuidad, la pureza, la inocencia e, incluso, la sensatez, los adolescentes como él, se caracterizan por la negatividad y la incongruencia de pretender vivir y comportarse ya como adultos, contagiados irreversiblemente de los males y vicios de éstos. Hasta el propio Holden cae en la degradación, sobre todo durante el viaje en autobús hasta Nueva York. Sin embargo no seríamos justos sino reconociéramos que hay algunas personas, tanto jóvenes como adultas, que se salvan de la quema, como es el caso de Jane, de la que Holden se siente enamorado, aunque este sea un amor de la infancia y ella ya tiene poco que ver con la niña que él recuerda y añora. Con los profesores parece tener mejor relación, sin embargo ellos son sus enemigos por otras cuestiones y tampoco se puede acercar a ellos en busca de una tabla a la que aferrarse.
La historia se desarrolla en una estructura argumenta lineal, tanto espacial como temporal, aunque con los inevitables saltos, sobre todo temporales, propios de una narración surgida del pensamiento personal de un único personaje. El argumento es un viaje y por lo tanto los diferentes escenarios: colegio, hotel, casa del profesor, sala de fiestas, hogar… van sucediéndose uno tras otro en perfecto orden y en cada uno de ellos se van ofreciendo los diferentes ejemplos de una sociedad hipócritamente materialista e incapacitada para ofrecer esperanza alguna a las nuevas generaciones. Al mismo tiempo, en lo temporal se parte de un presente narrativo y se va evolucionando hacia los otros presentes sucesivos que se van sucediendo a lo largo de la historia, sin que por ello aparezcan los inevitables saltos hacia el pasado propios del recuerdo, como las evocaciones del hermano muerto, Allie, la relación con el otro hermano, DB, o los momentos íntimos vividos con Jane…
El estilo de “El guardián entre el centeno” es por lo tanto totalmente subjetivo, ya que todo se ve desde el punto de vista de Holden y se presenta según el proceso de su pensamiento, donde las ideas aparecen inconexas y caprichosamente aleatorias, tal y como funciona el pensamiento de cualquier persona, empleando un lenguaje coloquial propio de cualquier adolescente de su época, lo que puede chocar con las modas actuales, pero que, en el fondo, salvando las distancias, es lo mismo que en el presente.

Holden_CaulfieldCONCLUSIÓN

   Concluyendo, se puede resumir la novela como el tránsito de un adolescente de la infancia al mundo adulto, como una metamorfosis con una transformación dolorosa, pero donde casi todos los personajes no son un ejemplo de buen comportamiento ni modelos a seguir, sino que los diferentes valores morales de la existencia tienen su peso más por su ausencia que por su presencia, por lo que debemos reconocer que ésta es una novela bastante reflexiva, con escasa acción, que requiere un esfuerzo por parte del lector para desentrañar los diferentes mensajes que esconde y sobre todo porque su conclusión se aleja bastante del acostumbrado final feliz tradicional.
Realmente al final de la novela no se ve una evolución profunda ni concreta en la actitud de Holden, por lo que muchos críticos la consideraron inadecuada para ser leída por los adolescentes, sin embargo yo me permito discrepar de ellos ya que considero que Holden no piensa como un niño sino como un adulto inmaduro y egocéntrico de los que tanto abundan en la sociedad actual, esos que todo lo juzgan desde el prisma de su egoísmo infantil tan apreciado por los medios de comunicación y publicidad al servicio del mercado y el consumismo… Es el estigma de unas generaciones educadas para lo práctico y alejadas de la razón, la reflexión y lo creativo. Sin embargo, al final de la misma aparece un destello de esperanza y de buen juicio cuando es capaz de abandonar todos su espejismos al ver que su hermana pequeña, Phoebe, quiere irse con él al Oeste y Holden se da cuenta de lo ridículo de esa idea… Es la victoria del amor sobre lo material y el egoísmo entre los dos polos opuestos que suponen los dos hermanos en la novela: la inocencia de Phoebe y la pérdida de la misma de Holden. Pero sobre todo porque a fin de cuentas Holden es el prototipo de lo que debe ser un adolescente: un ser descontento que busque su propio camino y no el que le marquen los demás.

central_park_zima_show1IMPACTO

   “El guardián entre el centeno” ha sido catalogada como una de las mejores novelas del siglo XX, sin embargo no todo han sido buenas críticas hacia ella ni elogios hacia su creador siendo uno de los libros más censurados y prohibidos en los colegios de los Estado Unidos, sobre todo en las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX a causa de la tristemente conocida como “la caza de brujas” en la psicosis anticomunista que vivió aquel país en la citada época, llegando a expulsar a profesores de literatura por llevarlo en su temario, aunque más tarde tuvieron que ser readmitidos y recompensados, y todavía en la actualidad es impugnado por muchos claustros por su visión de la sociedad occidental, por el lenguaje vulgar empleado por Holden, por alentar a la rebelión, por sus continuos ejemplos de promiscuidad, de fumar, beber… Pero con esto, lo único que han conseguido es el efecto contrario, es decir, que la novela se venda más y más… A fin de cuentas, Holden quería ser como un guardián en un campo de centeno donde juegan los niños para que no cayeran por el precipicio que había al final de él, sin embargo muchos de los que atacan la novela se parecen más a cazadores que entre el centeno acechan las presas.
Para hacerla más controvertida y acrecentar el halo de misterio que se ha creado a su alrededor, varios tiroteos se han asociado con la novela al aparecer ésta en posesión de los homicidas o comprobar que era una de sus lecturas favoritas, por ejemplo el asesinato de la joven actriz y modelo norteamericana Rebecca Schaeffer a manos de Robert John Bardo, un fan de ella que la llevaba acosando durante tres años, o el intento de asesinato de Ronald Reagan perpetrado por John Hinckley Jr., siendo el caso más conocido el de la muerte de John Lennon a la puerta de su casa a causa de los disparos de Mark David Chapman a quien se le encontró una copia del libro recién comprada donde había escrito: “A Holden Caulfield, de Holden Caulfield, esta es mi declaración.” Pero culpar de ello al libro sería muy simplista, porque de lo contrario, ¿qué se podría decir de la Biblia o del Corán?…

SOBRE EL AUTOR

   Jerome David Salinger fue un escritor norteamericano que conoció la fama muy pronto, sin embargo supo mantener su vida privada bien resguardada. Nacido en la ciudad de Nueva York el primer día del año 1919, murió, también en enero, a los 91 años de edad.
Salinger se crió en Manhattan y comenzó a escribir historias cortas en la escuela secundaria, siendo publicadas varias de ellas en algunas revistas de la época antes de que fuera enviado como soldado a Europa durante la Segunda Guerra Mundial.
En 1948, la crítica aplaudió su relato “Un día perfecto para Bananafish” aparecido en la revista The New Yorker, la cual se convirtió en receptora de gran parte de su obra posterior. En 1951, su novela “El guardián entre el centeno” fue un gran éxito popular. Su representación de la enajenación adolescente y la pérdida de la inocencia en el protagonista Holden Caulfield influyó, especialmente, entre los lectores adolescentes, siendo todavía ampliamente leída y vendida a pesar de la polémica que ha generado. Este éxito hizo que Salinger se recluyera en sí mismo apartándose de las masas convirtiéndose en un hombre solitario y publicando con menos frecuencia: en 1953 editó “Nine Stories”; en 1961, “Franny and Zooey”, que contiene una novela y un cuento; en 1963 apareció un volumen conteniendo dos novelas, “Raise High the Roof Beam, Carpenters and Seymour: An Introduction; y en 1965 publicó su última novela titulada, “Hapworth 16, 1924”.
A partir de ese memento, poco se sabe de Salinger, si no es por sus pleitos con el biógrafo Ian Hamilton y con algunos editores o el lanzamiento a finales de 1990 de las memorias escritas por dos personas cercanas a él, su hija Margaret Salinger y una ex amante llamada Joyce Maynard. Murió de muerte natural en su casa de Cronish, New Hampshire, el 27 de enero de 2010 dejando, según se dice, una serie de obras inéditas que no pueden ser publicadas hasta cincuenta años después de su muerte, aunque se rumorea que algunas han aparecido por internet…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s