Guía de lectura: La sonrisa etrusca, de José Luis Sampedro


Guía de lectura: La sonrisa etrusca, de José Luis Sampedro

Autor: Ancrugon

Descargar en PDF: La sonrisa etrusca, de José Luis Sampedro

josc3a9-luis-sampedro“La sonrisa etrusca” es una novela escrita por el escritor, humanista y economista español José Luis Sampedro publicada en 1985.

AL INICIO, cuando nos disponemos a leer un libro como “La sonrisa etrusca” debemos tener en cuenta que a pesar de todo el elenco de personajes, el protagonista indiscutible es el amor. El AMOR, así, en mayúsculas, porque no aparece adulterado con adornos superfluos ni recovecos metafísicos, sino que se nos presenta desnudoportada-sonrisa-etrusca_grande y nacido de los pensamientos sencillos, un impulso silencioso e ingenuo a la vez que poderoso e inevitable, ese que anida en lo más recóndito de cada persona y un día, impulsado por algo inesperado, decide asomar su cabeza por encima de la superficie de los convencionalismos y lo arrasa todo… porque este sentimiento ha nacido de la ternura… ¡nada menos!…

Otro punto a notar es que esta novela carece de los arrasadores héroes épicos que tanto condicionan las modas del momento, siendo, simplemente, personas, oscuros seres como nosotros mismos que sufren, esperan y confían… y, alguna vez, la suerte les depara alguna modesta alegría atisbo de la felicidad…

Y todo comienza cuando Salvatore Roncone, Bruno en su época de partisano, en su viaje iniciático al final de sus días, hace escala en Roma y, mientras su hijo realiza unas diligencias, él visita un museo donde se encuentra, cara a cara, con un conjunto escultórico realizado por artistas etruscos que representa un instante mágico que, a pesar de sus muchas y diversas relaciones “amorosas”, él nunca ha conocido y que le va a marcar para el resto de su vida, poco tiempo, ciertamente, pero quizá el de mayor aprendizaje y de más profundas sensaciones.

Il-sarcofago-degli-sposi-nel-museo-etrusco-di-villa-giulia-a-roma

EL ARGUMENTO es sencillamente la historia de los últimos meses de Salvatores Roncone, alias Bruno, un hombre del sur italiano, concretamente de un pueblo entre montañas de la zona de Calabria, Roccasera, quien es llevado por su hijo Renato hasta Milán, donde vive con su mujer y su niño pequeño, para ser tratado de un cáncer que le está consumiendo. En el camino, justo en una parada en Roma, descubre la sonrisa enigmática de una pareja de etruscos que se recuestan juntos sobre su propio sarcófago y esto, como una señal de lo que le espera, le hace pensar y descubrir, poco a poco, sensaciones que él jamás hubiera pensado que poseía.

La llegada a Milán, una ciudad que odia, más por convencionalismos que por conocimientos o vivencias, se encuentra con la devoción llamando en las puertas de su corazón de la mano de su pequeño nieto, Brunettino, nombre que le desarmaría en la primera embestida y le devuelve recuerdos de una juventud dedicada a la lucha contra la injusticia, y en la que  descubrió la amistad, la camaradería, el amor y la naturaleza… Y el viejo partisano vuelve al monte emboscándose en la habitación del niño para proteger su último reducto del opresor, esta vez, imaginario.

Así pues, el viejo campesino calabrés se instala en casa de su hijo en la lejana ciudad norteña donde descubrirá su postrero amor, el que siente por su nieto de trece meses, y su definitiva pasión, la que revela por Hortensia, una mujer madura que es capaz de iluminar sus momentos finales haciéndole sentir su propia plenitud.

El niño y su inocencia consiguen sin proponérselo lo que los años y las experiencias no pudieron: hacer más humano al abuelo dejando de lado las apariencias y los prejuicios, gracias a lo cual, aprenderá ahora, aunque viejo, cansado y enfermo, la verdadera dimensión de un sentimiento que toda la vida había confundido con el sexo y la hombría, valorando en su justa medido la personalidad de una mujer. Y si al principio es la enigmática sonrisa de una escultura, los etruscos, la que despierta en él sensaciones dormidas, al final será el sacrificio y la voluntad de otra escultura, la Pietat, la que confirme que nada era como se pensaba…

 Soviet_guerillaEL ENFRENTAMIENTO es una constante en la novela. Por un lado la de dos mundos diferentes e, incluso, opuestos en ocasiones: el hostil y anónimo de la ciudad y el cercano y primario del campo, aunque la sencillez del viejo consigue humanizar para sí mismo el barrio milanés por donde se desenvuelve acercándose con naturalidad pueblerina a las personas y los lugares, arrinconando el odio y el rencor en la plaza del pueblo calabrés donde agoniza su enemigo de siempre.

Y mientras envejece y la “Rusca” le va consumiendo, su mítica e indiscutible masculinidad se va resquebrajando por la ternura que le inspira el pequeño aliado a quien debe defender contra tantos enemigos, comenzando con los propios padres y su terco empeño en educarlo con modernidades que el viejo no comprende. Pero el niño no necesita las bastas y torpes manos del campesino sino las de una abuela que no tiene, por lo que él irá descubriendo en sí mismo toda la feminidad que se agazapaba en su interior…

Llegado a este extremo se da cuenta que hay algo infinitamente más poderoso que su rudeza, que su hombría de ser primitivo, y es esa ternura mágica que se va apoderando de su persona y que llega a dominarle… algo de lo que siempre se había burlado e incluso rechazado en un hombre y de lo que ahora se alimenta, no sólo por el nieto, sino también por Hortensia, su última mujer…

Sin embargo, de lo que nunca repudiará será de sus tradiciones, y no sólo en lo concerniente a la alimentación, algo que mantiene hasta el final, sino en todo lo que se opone a una modernidad que le supera y no entiende y ante la que jamás se rendirá, aunque tenga que mentir con cuentos de viejas para engañar a los profesores universitarios…

CalabriaLA LUCHA es una fijación de Salvatore, siempre hay enemigos a quienes derrotar, lugares que defender, amigos por quienes pelear y amores por quienes morir… Y la noche es una aliada, aunque en esta última guerra, el enemigo conoce sus movimientos y se los permite por pena y amor a la par… esta batalla la ganará por una retirada estratégica del oponente, y no a causa de supuestos movimientos envolventes, sino porque le dejan hacer ya que saben que el pobre Bruno, el valiente partisano, tiene la guerra perdida…

Panorámica_Plaza_Duomo_(Milán)LOS PERSONAJES son personas de lo más normales, sacados de la rutina y la vulgaridad para tener un papel en esta obra en la que moverán los puntos sensibles de nuestro sentimentalismo porque es fácil sentirnos en su lugar, hacer sus problemas nuestros y acercarnos a ellos como lo haríamos con cualquier vecino o amigo…

Salvatore, “Bruno”, es el principal y de él, gracias al narrador omnisciente, conocemos todos sus pensamientos, recuerdos, movimientos, miedos y esperanzas. Es un hombre de pueblo, podríamos decir que profundamente rural, quien lleva a la ciudad cosmopolita de Milán todo su bagaje de experiencias de sus guerras, sus montes, sus cabras y sus mujeres y, a las puertas de la muerte a causa de la “Rusca” que le va agotando, consigue transformarse en un hombre nuevo gracias a su nieto y a Hortensia.

Brunettino, el nieto de Salvatore, tiene poco más de un año cuando aquél llega a su casa y con él aprende a andar y a hablar. Es un niño inquieto, juguetón y curioso que derrota en pocas incursiones a su abuelo gracias a su arma invencible de la ternura, para convertirse en su compañero de aventuras.

Hortensia es una mujer en plena madurez y repleta de buen juicio y sensatez. Con su tranquilidad innata, su paciencia y su cariño, consigue que Salvatore descubra que las mujeres son mucho más que un objeto sexual y le abre las puertas a la habitación desconocida del amor donde los cuerpos simplemente son vehículos del alma.

Renato es el hijo de Salvatore y padre de Brunettino. Es un hombre sensato y comprensivo, y aunque parezca dominado por su mujer, sólo es un espejismo fruto del respeto y el amor que siente por ella. Quiere profundamente a su padre, a quien admira, pero, al mismo tiempo, desconoce.

Andrea es la esposa de Renato. Mujer de apariencia fría y calculadora, cuyo objetivo es conseguir un buen cargo y educar firmemente a su hijo, sin embargo, a pesar de los desplantes del viejo quien la considera el enemigo, es capaz de replegarse y dejarle hacer para que sea feliz en sus últimos días.

Anunziata es la asistenta de la casa, quien limpia, hace la comida y cuida del niño. Tras la llegada de Salvatore discute continuamente con él a quien no comprende en absoluto.

Simonetta es la sobrina de Anunziata a quien a veces ayuda o sustituye e su trabajo, una joven alegre, idealista y llena de energía en la que Salvatore ve reflejada la imagen de las jóvenes de su tierra y de su juventud y con quien puede hablar y compartir secretos.

Cantannote es el enemigo de Salvatore y por cuya pronta muerte reza constantemente a la Madonna. Es todo los contrario a lo que representa el personaje de Bruno: fascista, opresor, corrupto y malvado. No aparece en la historia pero Salvatore lo nombre con frecuencia.

Dunka es otro de los personajes que no aparecen realmente, pero que Salvatores recuerda, en este caso, con mucho afecto, pues era una compañera de lucha croata con la que mantuvo una apasionada relación.

Valerio es un joven que Salvatore conoce en el parque y quien le introduce en la universidad para grabar historias de Calabria.

Buoncontoni es el profesor de etnología de Valerio y con quien Salvatore tendrá una buena amistad.

 Foreste_della_Sila_con_lago_Arvo_sullo_sfondoEN CONCLUSIÓN, “La sonrisa etrusca” es una novela de madurez, no sólo porque José Luis Sampedro la escribiera ya jubilado, al poco tiempo de ser abuelo, y poco antes de enviudar, sino porque toda ella rezuma la serenidad necesaria para poder contar una historia íntima, en la que no ocurre prácticamente nada novelable, pero en la que nos narra una de las más grandes aventuras que pueden ocurrir a cualquier ser humano: el descubrimiento del amor y la respuesta a la eterna pregunta: ¿Cuál es el sentido de mi vida?…

2 pensamientos en “Guía de lectura: La sonrisa etrusca, de José Luis Sampedro

  1. Acabo de leer el libro…una novela preciosa. Lo que desconozco es si las palabras del vocablo del sur de italia que usa en su libro son ciertas…imagino que sí. Un libro muy bien hecho.

  2. Anoche termine el libro ..un relato conmovedor..no se si porque llevo sangre de ese lugar de Italia o porque es tan real la historia de ese nonno . muy buen libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s