Guía de lectura: Rebelión en la granja, de George Orwell


Autor: Raúl Molina

Descargar en PDF: Guía de lectura de Rebelión en la granja

1. ¿QUIÉN FUE GEORGE ORWELL?
01 George OrwellNacido en Motihari (India) en 1903 y educado en Eton, su nombre verdadero es Eric Arthur Blair. Trabajó para la policía de Birmania entre 1922 y 1928. Pasó temporadas en París y Londres, alternando su labor literaria con otras profesiones. En 1937 marcha a España para luchar con el bando republicano, escribiendo en esta época Homenaje a Cataluña. Más tarde, trabajó para la BBC, llegando a ser el director del diario Tribune. Pese a lo extenso de su obra, tanto novelística (Sin blanca en París y Londres, Los días de Birmania, El camino a Wigan Pier…) como ensayística (A nice cup of tea, A good war for the vixar of Brey…), Orwell será recordado por dos obras maestras: la primera Rebelión en la granja, una crítica alegórica a la Revolución Rusa y la segunda y, probablemente más importante, 1984, una distopía que muestra una sociedad totalitaria liderada por el Gran Hermano, crítica de la stalinista, que suprime todos los derechos y vigila la correcta conducta de sus miembros.

2. ANÁLISIS DE LA NOVELA

En primera instancia, se puede dividir la novela en tres niveles para comenzar su estudio:

Nivel literal

Nivel alegórico general

Nivel alegórico particular

2.1 – Nivel literal

00La novela puede ser interpretada de principio a fin sin ir más allá de lo que estamos leyendo, es decir: en una granja hay una revolución contra los humanos impulsada gracias a las enseñanzas del cerdo Mayor. Con ello, los animales esperan conseguir una mejora en su nivel de vida, algo que parece que alcancen en  los primeros momentos. Sin embargo, vamos viendo detalles que nos invitan a pensar que los cerdos, líderes de la rebelión y del “gobierno” de la granja tras la rebelión, están siendo absorbidos por el poder. Con el paso del tiempo, esas sospechas se hacen explícitas, los cerdos crean una tiranía en la que tienen, como ocurre en todas las formas tiránicas de gobierno, unos derechos y unas obligaciones muy diferentes a las del resto de animales, que son explotados para el beneficio de la clase dominante. De esta forma, el espíritu de la revolución que trató de transmitir Mayor se va perdiendo progresivamente hasta el último capítulo, en el que los cerdos, tras haber aprendido a andar a dos patas, cenan con los humanos en una celebración en la que se prohíbe la utilización del término camarada, se suprime el desfile ante el cráneo de Mayor los domingos por la mañana, se eliminan la pezuña y el asta de la bandera de la granja y se cambia el nombre de esta de “Granja Animal” a “Granja Manor”, nombre original anterior a la rebelión. Al final de la cena se produce la conjunción absoluta entre las dos especies, pues es imposible para el resto de los animales distinguir a humanos y cerdos: “Los animales asombrados, pasaron su mirada del cerdo al hombre y del hombre al cerdo; y, nuevamente, del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quién era uno y quién era otro.” (Orwell, 1981: 181).

2.2 – Nivel alegórico general

En segundo lugar, podemos hacer una lectura de la novela como alegoría: “Figura que consiste en hacer patentes en el discurso, por medio de varias metáforas consecutivas, un sentido recto y otro figurado, ambos completos, a fin de dar a entender una cosa expresando otra diferente” (DRAE). De esta forma, podemos llegar a una interpretación que va más allá de lo puramente literal, que ya hemos visto en el punto anterior. En esta alegoría general, se hacen patentes en la obra situaciones comunes en la gran mayoría de gobiernos posteriores a una rebelión. Por lo tanto, podemos adaptar la historia de Orwell a diferentes regímenes postrevolucionarios y muchos de los temas plasmados se adecúan a la perfección. Tomemos por ejemplo a Cuba: la Revolución Cubana de 1959 provocó la caída de la dictadura de Fulgencio Batista (Sr. Jones). Se inició con un espíritu puramente marxista, al igual que el animalismo propuesto por Mayor en Rebelión en la granja, sin embargo, con el paso de los años la cúpula del gobierno se ha ido haciendo cada vez más corrupta, como ocurre con Napoleón, a quien en este caso podríamos equiparar en parte con Fidel Castro, y el resto del gobierno de la granja. Por supuesto, también se dan claras diferencias en relación a Cuba, por ejemplo en todo lo referido a educación, totalmente pública y gratuita en el país caribeño. Esto ocurre porque, como veremos en el punto siguiente, Orwell se fija en una sola revolución a la hora de escribir esta obra.

2.3 – Nivel alegórico particular

02 LeninEs esta la última escala en la interpretación, la que nos llevará a la comprensión “absoluta” de esta obra maestra de George Orwell. De nuevo nos encontramos en un nivel alegórico, como ocurría en el punto anterior, pero con una diferencia, ahora no vamos a comparar este relato con cualquier revolución, sino que vamos a hacerlo con aquella en la que pensó Orwell al escribirlo: la revolución rusa de 1917. Desde febrero a octubre de 1917 se producen en la Rusia zarista una serie de hechos que llevarán al derrocamiento de este régimen autocrático y a la instauración de una república federal socialista compuesta, a su vez, por otras repúblicas, dando lugar a la creación de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) en 1922. Tras la revolución, Lenin, gran ideólogo de esta, es proclamado líder del partido comunista. En 1924, la salud de Lenin empeora y Stalin, que desde algunos años antes había ido acumulando apoyos en las altas esferas del partido, se hace con el poder tras la muerte de Lenin, pese a los llamamientos que este hace en el XII Congreso del Partido Bolchevique con el objetivo de apartarlo de la secretaría general: “Stalin es demasiado brusco, y este defecto, plenamente tolerable en nuestro medio y en las 03relaciones entre nosotros, los comunistas, se hace intolerable en el cargo de Secretario General”. Con su llegada al poder, se produce dentro del gobierno un cambio de rumbo en la política, que se va endureciendo dejando atrás las ideas leninistas sobre la revolución y el estado. Esto va a provocar enfrentamientos en el seno del partido comunista entre Stalin y Trotsky, otro de los grandes ideólogos de la rebelión de 1917: mientras que Stalin quería construir el socialismo en un solo país, la teoría trostkistas perseguía la revolución permanente y la internacionalización de la revolución. Ello provocó la expulsión de Trotsky de la URSS y su asesinato en México en 1940 por un agente español de la NKVC. Como hemos apuntado, bajo el mando stalinista en la URSS se fomenta una dura política basada en toda una serie de duras medidas aplicadas sobre todas aquellas personas que no pensaban como el gobierno. En 1991, tras la caída de la URSS, se pudo acceder a los documentos oficiales. De acuerdo con estos registros, 800.000 presos fueron ejecutados por delitos políticos o penales, 1.7 millones murieron en los campos de trabajo forzoso y otras 390.000 personas perecieron en reasentamientos forzosos. A todo ello debemos sumarle las cifras de exiliados por diferentes motivos. El gobierno stalinista abarca también el periodo de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Stalin había firmado con Hitler un tratado de amistad y de no agresión que durará hasta 1941, momento en el que Hitler y el resto de las potencias del Eje invaden la URSS. Ello provoca que la Unión Soviética, que hasta este momento se había mantenido más o menos al margen de la Guerra (hay que recordar que invaden Polonia el 17 de septiembre de 1939 tras la invasión nazi), se alíe junto a Gran Bretaña y Estados Unidos, que también entra en el conflicto en 1941 tras el ataque japonés a la base de Pearl Harbor. Finalmente Stalin muere en 1953, dejando la Secretaría General del Partido Comunista en manos de Nikita Jrushchov y la Presidencia del Consejo de Ministros en poder de Georgi Malenkov. Tras un breve resumen de los acontecimientos posteriores a la Revolución de 1917, vamos a pasar a comparar estos hechos y los personajes principales de ellos con los personajes y los sucesos de Rebelión en la granja. Los personajes de la obra de Orwell son representaciones alegóricas de los protagonistas principales de todo lo que rodeó a la Revolución. A su vez, los sucesos que se narran también tienen, en la mayoría de los casos, sus equivalentes históricos.

2.3.1 Granja

En primer lugar, antes de analizar a los personajes, debemos tener claro que la Granja es la representación de la Rusia de los zares en un principio y de la URSS posteriormente.

05 04

2.3.2 Personajes de la novela y personajes históricos

-Mayor: Es el ideólogo de la Revolución. Si a ello le unimos el discurso con claros tintes comunistas que hace del Capítulo I (“Veamos camaradas: ¿Cuál es la realidad de esta vida nuestra? Encarémonos con ella: nuestras vidas son miserables, laboriosas y cortas […] Este es mi mensaje camaradas: ¡Rebelión!” [Orwell, 1981: 50, 53])” , nos encontramos con dos posibles representaciones. En primer lugar, puede ser Lenin, principalmente por ser el ideólogo de la revolución y porque su cadáver es expuesto. Sin embargo hay un detalle que falla en esta interpretación, pues Mayor muere antes de la rebelión, al contrario que Lenin, que como ya hemos dicho fue el primer Presidente y Líder del Partido Comunista. ¿Quién pudo ser ideólogo primero de la Revolución Rusa y morir antes de que ella se diera? Karl Marx, impulsor de las ideas comunistas, de la lucha de clases, escritor junto a Engels de El Capital y El manifiesto comunista…

-Napoleón: Tras la rebelión y la asunción del poder por parte de los cerdos, Napoleón es el que se erige como uno de los líderes junto al resto de cerdos. Posteriormente, tras la 06expulsión de Snowball, Napoleón se erige como el “Líder” de forma que empieza a aplicar una serie de medidas dirigidas a aumentar los privilegios de la clase dominante (son los únicos que pueden comer manzanas, viven en la casa de Jones, pueden dormir en camas, beben alcohol…), mientras que la clase trabajadora está cada vez en una peor situación. Si a ello le unimos las purgas de animales ordenadas por él, nos encontramos claramente ante la representación de Stalin.

-Squealer: Es, posiblemente, la representación de la prensa de la URSS afín al gobierno stalinista. Como ya sabemos su papel en la obra es el de convencer al resto de animales de que las decisiones tomadas por Napoleón y sus secuaces son las adecuadas y las que más van a favorecerlos:

De cualquier manera no tuvo dificultad en demostrar a los demás que, en realidad, no estaban faltos de comida, cualesquiera que fueran las apariencias. Ciertamente fue necesario hacer un reajustes de las raciones (Squealer siempre mencionaba esto como “reajuste”, nunca como “reducción”), pero comparado con los tiempos de Jones, la mejora era enorme. (Orwell, 1981: 152)

-¡Eso era parte del acuerdo! –gritó Squealer-. El tiro de Jones solamente lo rozó. Yo os podría demostrar esto, que está escrito de su puño y letra si vosotros pudierais leerlo. El plan era que Snowball, en el momento crítico, diera la señal para la fuga dejando el campo en poder del enemigo. Y casi lo consigue: diré más, camaradas: lo hubiera logrado a no ser por nuestro heroíco Líder, el camarada Napoléon. (Orwell, 1981: 125).

07  – Snowball: Podemos decir que es la representación de Trotsky. En este sentido existen varios paralelismos entre ambos, pues Trotsky, al igual que Snowball, era alguien cercano a Stalin dentro del partido, pese a que tenían diferencias en muchos asuntos. Estas fueron convirtiéndose en pequeños enfrentamientos y, finalmente, acabaron con la expulsión de Trotsky de la URSS. Es esta la misma historia que la de Snowball en Rebelión en la granja.  

-Resto de los cerdos: Representan a los bolcheviques que acaban convirtiéndose en políticos y ministros de confianza. Aquellos que no comparten las ideas de Napoleón, porque creen que contradicen los principios del animalismo, son asesinados, demostrándose la no permisividad del régimen con aquellos no afines a él.  

08-Señor Jones: Este tirano es la clara representación del Zar Nicolás II, que fue derrocado tras la revolución. En este sentido hay una gran diferencia entre personaje real e histórico, pues mientras que el señor Jones tan solo es expulsado de sus dominios, el Zar fue asesinado junto a toda su familia en 1918.

-Señor Pilkington y señor Frederick: Los dueños de las granjas vecinas, con los que se pasa de tener una actitud hostil a comerciar e incluso a sentarse a cenar en la misma mesa, son para muchos críticos las representaciones de Winston Churchill (Primer Ministro del Reino Unido 1940-1945) y de Adolf Hitler respectivamente. Ello se debe a que Pilkingotn-Churchill se muestra al principio reticente a la Granja-URSS, pero después establece lazos comerciales, mientras que Frederick-Hitler, al principio parece abierto a las negociaciones, pero después no duda en atacarlos.

  -Resto de los humanos: En líneas generales, se puede decir que son, en un primer momento, la representación de los enemigos capitalistas de la URSS. Sin embargo, la política soviética comienza a establecer contactos con ellos en los años posteriores a la Revolución, como queda patente en la novela de Orwell (transacciones comerciales, uso de dinero…). El final de la novela muestra la transformación definitiva de la sociedad al capitalismo corrupto y creador de diferencias entre los individuos: las clases altas cenan en un banquete digno de zares; el proletariado mira, con el estómago vacío y la espalda dolorida, una escena a la que nunca podrá aspirar; las clases medias no existen.

 -Boxer: La representación del proletariado, que pese a ser explotado hasta la extenuación continúa con su lema “trabajaré más fuerte”, pues creen que esa es la forma de levantar el país. Boxer no consigue aprender a leer prácticamente nada, lo que podemos entender como una dura crítica al escaso nivel educativo del proletariado soviético. Todos los esfuerzos realizados durante su vida útil son recompensados con un billete de ida al matadero.

-Clover: Para muchos críticos es la representación de la figura maternal del proletariado que es engañada por el poder hasta el punto de quitarle a sus potrillos.

-Mollie: La yegua es la representación de los Rusos Blancos, es decir, aquel sector de la población nacionalista, contrarrevolucionario y, en muchas ocasiones, pro-zarista que luchó contra el Ejército Rojo en la Guerra Civil Rusa desde 1918 hasta 1921. Mollie manifiesta desde el primer momento posrevolucionario una marcada actitud de aprecio de los valores vencidos en la rebelión, por ejemplo, es muy significativo el momento en el que la ven felizmente vestida con las cintas decorativas que habían sido prohibidas por ser un elemento humano. Todo ello queda reforzado con su salida de la Granja Animal en busca de un hogar junto a las personas.

-Moses: El cuervo es la representación de la iglesia ortodoxa, que se acabó alineando con el absolutismo del gobierno pese a la ideología comunista de este. Moisés habala a los animales sobre la existencia de Monte Azúcar, un lugar al que se llega después de la muerte y en el que no tendrán que trabajar más.

-Benjamín: Parece conocer la verdad de los engaños que se suceden en la granja, sin embargo su actitud pasiva lo lleva a no actuar y a permitir que los cerdos se apoderen de todo: “Ninguno de los animales lograba entender lo que significaba eso, excepto el viejo Benjamín, que movía el hocico con aire enterado, aparentando comprender, pero sin decir nada” (Orwell, 1981: 150). En este sentido, Benjamín representa a los intelectuales rusos, que en su mayoría dejaron actuar a los bolcheviques sin intervenir.

-Ovejas: Son la representación del pueblo que desde el terreno de la incultura y la ausencia de reflexión crítica se encarga de difundir y aceptar borreguilmente, nunca mejor dicho, todo aquello que proviene de las altas esferas del poder. La repetición de ideas, como el cántico “cuatro patas sí, dos pies no” o los balidos que acallan las críticas contra el gobierno son claros ejemplos de lo dicho anteriormente. Desde el punto de vista filosófico, no es casualidad que las ovejas sean la representación del pueblo inculto, ya que filósofos como Nietzsche equiparan a la masa con un rebaño que sigue sin rechistar o, mejor dicho, sin balar a aquel o aquellos que consideran líderes, llamados superhombres en los textos nietzscheanos.

-Perros: Quitados a su madre poco después de nacidos, son entrenados por Napoleón para hacer las funciones de guardia personal del Líder y de verdugo para aquellos animales que traicionan a la granja.

-Gallinas: Con un profundo espíritu revolucionario, encabezan la rebelión por los huevos, ya que les son quitados incumpliendo las promesas. En este sentido se pueden equiparar a los campesinos que, en contra de la colectivización de las granjas, quemaron cosechas y sacrificaron animales. Como siempre, el poder establecido tiene las de ganar, y gran parte de las gallinas son sacrificadas en la purga masiva de Napoleón.

3. CONCLUSIÓN    

La brevedad de la obra contrasta con la multiplicidad de elementos destacables en ella, pues tanto personajes como hechos tienen sus correspondientes en la realidad histórica. En este caso, nos hemos centrado únicamente en los personajes, para que desde ahí se pueda desarrollar a través de la reflexión en conjunto todo el resto de matices destacables, ya que la amplitud de estos hace casi imposible tratarlos en un número reducido de páginas.

2 pensamientos en “Guía de lectura: Rebelión en la granja, de George Orwell

  1. la rebelion en la granja no tiene nada que ver con la revolucion rusa, esto esta dicho por el autor de este libro en varias reuniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s