Guía de lectura: El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez


Autor: Ancrugon

Descargar en PDF: Guía de lectura de El amor en los tiempos del cólera

BREVE BIOGRAFÍA DEL AUTOR

Gabriel José García Márquez nació en Aracataca, Colombia el 6 de marzo de 1928. Fue criado por sus abuelos maternos, el Coronel Nicolás Márquez Iguarán, cuya personalidad inspiró varios de sus personajes, y Tranquilina Iguarán Cortés. Esta etapa de su vida en la costa de Colombia y en un ambiente en el que circulaban rumores, historias y cuentos de la tradición oral influyeron notablemente en su narrativa posterior.garcia-marquez2

En 1936, al morir su abuelo, fue enviado a estudiar a la ciudad de Barranquilla. En 1940 recibió una beca para cursar el bachillerato en Zipaquirá.

Cursó estudios de derecho y periodismo en las universidades de Bogotá y Cartagena de Indias y posteriormente trabajó como corresponsal del diario El Espectador en Europa.

Entre 1959 y 1961 residió en La Habana y Nueva York como representante de la agencia cubana de noticias Prensa Latina y, a continuación, se trasladó a México, donde además de seguir con sus actividades periodísticas, trabajó como guionista.

Gabriel García Márquez inició su producción literaria con la novela La hojarasca, publicada en 1955. En esta novela aparece por primera vez Macondo, ciudad imaginaria en la que transcurren la mayoría de sus historias. En 1961 publicó El Coronel no tiene quien le escriba (1961). A esta novela breve siguieron la colección de cuentos Los funerales de la Mamá Grande (1962) y la novela La mala hora (1962), textos en los que se nos ofrece ya una clara visión del mundo mítico del escritor y de su preocupación por la represión política de los gobiernos tiránicos. En 1963 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de Colombia.

Con Cien Años de Soledad, novela publicada en 1967, se consagró como uno de los grandes maestros de la narrativa contemporánea.

En 1968 publicó en colaboración con el escritor peruano Mario Vargas Llosa un trabajo de crítica literaria titulado La novela en América Latina. Posteriormente se publicaron una serie de cuentos entre los que cabe destacar La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1972) y Ojos del perro azul. En 1975 apareció otra de sus obras más relevantes, El otoño del patriarca, sátira contra las dictaduras militares latinoamericanas. Su producción posterior abarca la novela Crónica de una muerte anunciada (1981).

En 1982 recibe el Premio Nobel de Literatura. A finales de 1985 se publicó El amor en los tiempos del cólera y en 1986 La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile.

A principios de 1989 apareció El general en su laberinto; en 1993 Doce cuentos peregrinos, 1994 Del amor y otros demonios, en 1996 Noticia de un secuestro y en 1998, García Márquez publicó su autobiografía.

La inspiración humorística, la tradición popular y la atmósfera de sus relatos convergen en un estilo que ha llevado a este escritor a ocupar un lugar notable en el llamado realismo mágico iberoamericano y en las letras universales.

 

CONTENIDO DE LA OBRA: EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA  El amor en los tiempos del cólera_portada

“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados”. Este es el comienzo de la novela que en realidad engloba en sí el sentido más amplio de la novela, pues toda ella está repleta de amores contrariados  y la la lucha de un hombre, Florentino Ariza, por vencer todas las trabas que encuentra en su amor por Fermina Daza hasta conseguirla en la vejez.

Ese es el olor que se respira en la casa de Jeremiah de Saint-Amour cuando, en la madrugada del día de Pentecostés, el doctor Juvenal Urbino viene a levantar su cadáver. Jeremiah, “se había puesto a salvo de los tormentos de la memoria con un sahumerio de cianuro de oro”. Tras leer la carta de “últimas voluntades” que el suicida le dejó preparada, el doctor Juvenal Urbino entiende que este suicidio no había sido causado por un infortunio de amores. Al parecer, su amante le había ayudado en esta última voluntad.

Este episodio es el catalizador de toda la novela,  pues, primero, el doctor J. Urbino, poco después, tiene él mismo “una muerte memorable” al caer de la escalera mientras intentaba atrapar a su loro, que le replicaba juguetón; y, segundo, porque la gran historia de amor de la novela es la de unos amores contrariados, los de Florentino Ariza y Fermina Daza.

Entre el episodio inicial (Cap. I) de las muertes de Jeremiah y del doctor Juvenal Urbino, quien deja viuda a Fermina Daza, lo que hace que aparezca en escena a Florentino Ariza, y la travesía final de “amor eterno” que, en plena vejez, viven Fermina Daza y Florentino Ariza (Cap. VI), la narración fluctúa en el tiempo y va alternando su focalización en los dos protagonistas para relatar los “amores contrariados” de juventud entre ambos, la larga espera de Florentino (trabajada en su colección de mujeres y amores) y el matrimonio de Fermina y el doctor Juvenal Urbino.

Así pues, en los capítulos centrales de la novela, asistimos a las vicisitudes, propias tanto de la “novela rosa” como del “amor cortés”, del amor juvenil de Florentino Ariza hacia Fermina Daza. Asistimos, también, a otra historia de amor, la del “amor matrimonial” entre Fermina Daza y Juvenal Urbino. Y asistimos, en fin, a la espera de Florentino Ariza, quien dedica cincuenta años a convertirse en un hombre digno del amor de Fermina.

MARCO NARRATIVO

CARTAG~1La historia transcurre a lo largo de las últimas décadas del XIX y las primeras del XX, época de convulsiones y cambios en la que comienza la modernidad. Como telón de fondo de la narración, vemos transcurrir el tiempo histórico desde las epidemias de cólera y el continuo “ruido de sables” en las luchas intestinas por el poder, tan cotidianas en Hispanoamérica.

El espacio narrativo es un trasunto de Barranquilla, ciudad donde García Márquez vivió sus inicios en la literatura y el periodismo y en la que se casó con Mercedes Barcha. En la segunda mitad del siglo XIX, Barranquilla adquirió importancia estratégica y económica al iniciarse la navegación a vapor por el río Magdalena, lo que le permitió convertirse en el principal puerto exportador del país hasta la primera mitad del siglo XX.

TEMAS

litc_5El amor en los tiempos del cólera lleva en su título su esencia temática: el “tiempo”, el “amor”, y el “cólera”, que apunta a la “muerte”. Así pues, el tema de la novela se define en la fusión de tres núcleos semánticos, Amor – Tiempo – Muerte, es decir,  “la perseverancia del amor a través del tiempo y más allá de la muerte”.

Pero podemos encontrar diversos temas que ilustran perfectamente el sentido de la novela:

a) La espera y la fidelidad. Tanto Florentino Ariza como Fermina Daza esperan: ella, en su matrimonio rutinario donde encuentra la estabilidad en la convivencia y en la mutua dependencia; él, en su determinación de hacerse merecedor del amor de Fermina, pretendiendo sobrevivir a su rival y aprendiendo con su colección erótico-amorosa que le harán madurar; y ambos en su anhelo de conseguir un verdadero amor que les desagravie de los amores contrariados de  la juventud.

b) El aprendizaje del amor a través del tiempo. La historia de Florentino Ariza y Fermina Daza encierra una “educación sentimental” que arranca en la adolescencia y continúa en el matrimonio sin amor de ella y en la colección de mujeres de él, para converger en la explosión amorosa del final.

c) Un estudio del amor y del sentimiento amoroso en la mujer, donde se descubre la decepción de toda idealización y donde se perfilan las líneas que marcan un perfecto Ars Amandi.

d) El paso del tiempo: amar y envejecer. Es una crónica del envejecimiento y de la maduración sentimental. Las descripciones son crudas, reales y no ausentes de humor, como cuando compara las formas de orinar: “Él fue el primer hombre al que Fermina Daza oyó orinar. Lo oyó la noche de bodas […] y el ruido de su manantial de caballo le pareció tan potente e investido de tanta autoridad que aumentó su terror por los estragos que temía. Aquel recuerdo volvía con frecuencia a su memoria a medida que los años iban debilitando el manantial, porque nunca pudo resignarse a que él dejara mojado el borde de la taza cada vez que la usaba”

e) El amor y la muerte. La novela comienza con el suicidio de Jeremiah de Saint-Amour, que se adelanta sólo en unas horas a la del doctor con su muerte “memorable” y “sin sentido del ridículo” de Juvenal Urbino; pero son las primeras palabras: “ERA INEVITABLE” las recordaremos al final, porque entonces nos damos cuenta que lo  inevitable ha sido el triunfo del Amor sobre la muerte.

ESTRUCTURA

La novela tiene una estructura de las llamadas cíclicas, pues en el último capítulo vuelve al principio, pero no para concluir en él, sino para continuarlo hasta el infinito. Así vemos como  el Capítulo 1 está narrado en presente igual que el Capítulo 6, mientras que en el resto de capítulos utiliza el pasado.

El narrador es omnisciente y subjetivo, aunque en algunas ocasiones emplea el “nosotros” como si él fuera un habitante más de la ciudad.

CAPÍTULO 1.  PRESENTE     

amor-tiempos-colera-370x270La novela comienza con dos muertes, la de J. de Saint-Amour, quien se ha suicidado ayudado por su amante, la cual contrasta con la muerte del doctor Juvenal Urbino, amigo del anterior,  quien la encuentra de una forma accidental y ridícula: persiguiendo a un loro. Durante el velatorio aparece el personaje masculino, Florentino Ariza, que tras medio siglo de separación sigue enamorado de la esposa del doctor, Fermina Daza, a quien renueva su juramento de fidelidad eterna, pero ella lo rechaza, aunque no deja de pensar en él.

 Este capítulo posee varias imágenes que son metáforas de los sentimientos amorosos: “el olor a almendras amargas = amores contrariados”, “el contraste entre las dos muertes = contraste entre las dos parejas y su estado emocional”, “la organización del hogar de la viuda por parte de su enamorado durante el velatorio = fidelidad a través del tiempo”.

CAPÍTULO 2. PASADO

el-amor-en-los-tiempos-del-coleraEn el tiene lugar la narración de los amores contrariados de juventud entre los dos personajes. Aquí, al comprobar que los sentimientos de Florentino hacia Fermina no han variado a pesar de pasar cincuenta años, le da al hecho unas características míticas que podrían encuadrarse en una cierta herencia del realismo mágico.

Ambos personajes se conocen cuando ella tenía tan sólo 13 años y su padre se niega a permitir esa relación,  y en vista que sus amenazas de muerte a Florentino Ariza no surten efecto: “no hay mayor gloria que morir por amor”, se ve obligado a alejar a su hija de él mediante un viaje. Sin embargo Florentino consigue enviarle diversos mensajes mediante unos cómplices, pero cuando ella regresa, cuatro años después, ya no lo ve de la misma manera y ya no volverán a verse a solas hasta cincuenta años después, en el sepelio de su marido.

CAPÍTULO  3. PASADO

2179Donde se narra cómo se conocen Fermina Daza y Juvenal Urbino, cuyo  hecho fue fruto de una equivocación de otro doctor que le diagnosticó a la joven los síntomas del cólera, por lo que Urbino, alarmado por la posibilidad de que esta enfermedad entrase en la ciudad, fue a visitarla. Al conocerla, se encapricha de ella y la asedió hasta conseguirla. Aquí aparecen personajes que se acercan a los medievales de la Celestina o la trotaconventos, como son la hermana Franca Luz, monja requerida por el doctor para ayudar y la prima Hildebranda, que viene a pasar las Navidades, las cuales ayudan al doctor a conseguir a la muchacha.

Cuando Florentino Ariza se entera del compromiso, se marcha a la Villa de Leyva con un trabajo como telegrafista y viaja por el río en un barco de la Compañía Fluvial de su tío, donde pierde la virginidad con una mujer anónima a la que no logra reconocer, pero que no le mejora de su enfermedad de celos que le va comiendo. A su  vuelta a casa, su madre le mete en la cama a la viuda de Nazaret, para que cure a su hijo del mal de amores, pero lo único que consigue es que éste sea el comienzo de una vida sexual desenfrenada y sin orden, la cual va anotando minuciosamente en un cuaderno titulado “Ellas” cuando F. Daza enviudó medio siglo después, “tenía unos veinticinco cuadernos con seiscientos veintidós registros de amores continuados, aparte de las incontables aventuras fugaces que no merecieron ni una nota de caridad”. De nuevo encontramos en este hecho una hipérbole que nos acerca al realismo mágico.

Tras “casi dos años de viaje de bodas”, regresa F. Daza con su marido ya embarazada de seis meses , y consciente de que su marido no la ama ni ella a él, pero durante el viaje ella descubre el sexo gracias a la paciencia infinita del esposo que ella resume en un frase llena de humor: “Qué quieres, doctor. Es la primera vez que duermo con un desconocido” Él le va explicando anatomía y, poco a poco, le abre las puertas del placer que se plasman en la novela mediante descripciones de gran carga erótica entre la crudeza y la sensualidad.

CAPÍTULO 4. PASADO.

el-amor-en-los-tiempos-del-colera-unax-ugaldeEl día en que F. Ariza volvió a ver a F. Daza, “tomó la determinación feroz de ganar nombre y fortuna para merecerla”.  De esta manera podemos comprobar como García Márquez va jugando con el tiempo al que le hace fluir hacia atrás y hacia adelante según se va focalizando la historia en cada uno de los personajes.

F. Ariza recurre a su tío León XII Loayza para trabajar en la Compañía Fluvial del Caribe, comenzando  su trabajo desde abajo y compaginándolo con la escritura gratuita de cartas de amor en el Portal de los Escribanos, mientras  comenzó la restauración de su casa para el día en que la pudiera habitar con Fermina. Mientras tanto continúa con su colección de amantes entre las que destacan:. Ausencia Santander, esposa de un capitán de un buque fluvial, de casi 50 años, con un apetito sexual voraz. Una desconocida en carnaval, joven y desvalida, que resultó ser una psicópata. Leona Cassiani , “que fue la verdadera mujer de su vida, aunque ni él ni ella lo supieron nunca, ni nunca hicieron el amor”. Sara Noriega, una opulenta mujer con olor a “gorda feliz” que se sentó a su lado en la entrega de premios de unos Juegos Florales en los que F. Daza hacía de presentadora.

Por su parte Fermina Daza se siente “prisionera en la casa equivocada”, don se encuentra con un marido pusilánime en la intimidad, que deja a F. Daza sola ante la trampa de “las cuñadas imbéciles y la suegra medio loca”, con sus remilgos, sus rosarios y sus críticas continuas a su naturalidad, pero acaba humillándose para acatar sus convencionalismos.

Por esos tiempos la madre de F. Ariza se sume en la demencial senil y debe cuidarla  hasta su muerte  y vive una terrible historia de amor con Olimpia Zulueta, una mujer vivaracha, inteligente y divertida, casada con un cacharrero y criadora de palomas, a la que asedia durante meses con mensajes amorosos a través de palomas hasta conseguirla una tarde en que le escribió en el pubis con pintura roja “esta cuca es mía”, algo que leyó luego el marido, quien la degolló.

Cuando F.Ariza cumple los cuarenta años, la vida se ha ido convirtiendo en una rutina y Fermina Daza consigue enderezar su matrimonio liberándose de su suegra y sus cuñadas y de la casa familiar marital e, incluso, descubrió con placer un plato delicioso de berenjenas, comida que odiaba desde niña. Así mismo  consiguió la armonía conyugal aferrándose al esposo y consiguieron el secreto del amor conyugal, el amor agradecido, sin prisas ni excesos, con complicidad = “Terminaron por conocerse tanto, que antes de los treinta años de casados eran como un mismo ser dividido”.

CAPÍTULO 5. PASADO.

javier-barden-como-florentino-arizaF. Daza embarca rumbo a San Juan de la Ciénaga, su ciudad natal, porque gracias a su portentoso olfato, olfateó en las ropas de su marido el adulterio y descubrió que tenía una aventura con Bárbara Lynch y lo abandonó.  Bárbara Lynch era una mulata alta, elegante y rotunda que enfebreció de pasión a J. Urbino hasta hacer de su vida un infierno, de tal modo que suspiró de alivio cuando su esposa lo descubrió. Pronto viajo hacia San Juan para traer a su esposa a casa.

Dos años después  F. Arizade va al cine Leona Cassiani y se encuentra allí F. Daza y su marido. Ella estaba elegante y guapa, pero la vio ya en la madurez y hacia la vejez, lo que le quitó el sueño. Él también envejecía: 56 años, luchando denodadamente contra la calvicie y la caída de los dientes. Este encuentro es crucial para ambos: toman conciencia del paso del tiempo y Fermina ve a Florentino de verdad, dejando de ser una mera sombra para ella.

De toda la lista de su cuaderno de amores sólo le quedaba una, América Vicuña, una adolescente de  catorce años con la que tuvo un amor crepuscular y con la que estaba cuando oyó las campanas que doblaban por J. Urbino aquel domingo de Pentecotés: Florentino Ariza dejó a América Vicuña y fue a comprobar que había llegado su hora > le reiteró a Fermina Daza su fidelidad y amor eterno en su primera noche de viuda (396) y recibió luego de ella una carta, la esperada durante más de medio siglo. Y aquí se cierra el ciclo del tiempo.

CAPÍTULO 6. PRESENTE: la historia llega al momento del Capítulo 1.

amor-en-tiempos-de-colera_imagen3095“Fermina Daza no podía imaginarse que aquella carta suya, instigada por una rabia ciega, pudiera ser interpretada por Florentino Ariza como una carta de amor”. Para F. Ariza esas semanas fueron “de agonía”. Necesitado de cariño, acudió a una de sus viudas, Prudencia Pitre. Cuando recibió la carta de F. Daza, la estudió y no se desesperó, importaba sólo que exigía respuesta: “Así que la vida estaba ahora en el límite adonde él quiso llevarla”. Comienza de nuevo el asedio epistolar, ahora en máquina de escribir. Siguió esperando respuesta a sus cartas hasta que se presentó ante Fermina Daza en el primer aniversario de su viudedad.

Tras el primer aniversario de la muerte de J. Urbino, F. Ariza se presentó ante F. Daza para tomar el té, pero sus tripas se le revolvieron y casi huyó posponiendo la cita. Dos días después volvió y comenzaron las visitas periódicas y las rosas blancas. Él intentaba avanzar, ella cerraba el paso, pero seguía. Irónicamente, el doctor Urbino Daza, hijo de Fermina, le agradeció a Florentino sus visitas y le animó a continuar haciéndole compañía: “Los viejos, entre viejos, son menos viejos”, dijo.

F. Ariza tiene una caída que lo tendrá 60 días inválido (446). Ella ahora sí le contesta y lo anima. Cuando se reanudan las visitas, con gratitud y familiaridad, Ofelia Daza, la hija de Fermina, vuelve desde Nueva Orleans, donde vive, para impedir la relación entre ellos: para ella ese amor entre viejos “es una cochinada”. F. Daza se rebela contra su hija: “Hace un siglo me cagaron la vida con ese pobre hombre porque éramos demasiado jóvenes, y ahora nos lo quieren repetir porque somos demasiado viejos”. Por eso, sintiéndose libre como una viuda, decide irse en un buque de la Compañía Fluvial del Caribe con F. Ariza.

En el buque “Nueva Fidelidad” por el río Magdalena hicieron el amor por primera vez, torpemente, como toda “primera vez” y “les bastaba con la dicha simple de estar juntos”. Cuando el viaje acabó y llegó el momento del desembarco, ella no quería bajar (“Va a ser como morirse”) y él ordenó que el buque zarpara nuevamente con ellos, sin cargas ni escalas, algo que sólo podían hacer con la bandera amarilla del cólera a bordo.

“¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo?”, pregunta el capitán. – “Toda la vida”, contestó F. Ariza: “Tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches”.

EL NARRADOR

el-amor-en-los-tiempos-del-colera 2El narrador de El amor en los tiempos del cólera es el narrador omnisciente que lo conoce todo, incluso lo que ignoran los personajes de sí mismos: las vivencias de sus personajes, sus miedos, sus complejos, sus vergüenzas, su futuro… Pero no deja de estar presente en la novela, no sólo por algunos guiños del autor que se fusiona con el narrador, sino también porque, pese a que no juzga, hace perceptible su posición. Se permite incluirse en el mundo narrado con un “nosotros” que lo convierte en un habitante más de la ciudad portuaria de la novela. En tres ocasiones, el narrador se hace habitante de su novela:

– “Gracias a él [Juvenal Urbino], Jeremiah de Saint-Amour pudo ser lo que fue entre nosotros”.

– “Cesó [el cólera] de pronto como había empezado, y nunca se conoció el número de sus estragos, no porque fuera imposible establecerlo, sino porque una de nuestras virtudes más usuales era el pudor de las desgracias propias” .

-“La partida de bautismo fue durante muchos años nuestro único instrumento válido de identificación…”.

Más sorprendente que esta inclusión de un narrador omnisciente en el mundo narrado es la alusión a Mercedes, Mercedes Barcha, esposa de G. Gª Márquez, cuando, en  la travesía final de la novela, leemos: “En la población de Magangué, donde nació Mercedes, cargaron leña para el resto del viaje”.

La presencia continua, omnisciente y ubicua del narrador la podemos comprobar también en el dominio absoluto del estilo indirecto, aunque, de vez en cuando, nos llega la voz de los personajes en estilo directo. Todo ello implican un ritmo narrativo lento, muy adecuado para una novela dilatada en el tiempo que, además, juega a voltearlo en un ir y venir. La narración se desarrolla en un tiempo cíclico, pero no circular, sino en espiral, pues no tiene una estructura cerrada, así, el final en el «Nueva Fidelidad» es el comienzo de una historia de amor reiterada e infinita, del mismo modo el comienzo de la novela es la muerte, el final, de Juvenal Urbino y de su matrimonio. Todo ello se refleja en el uso de los tiempos verbales, que fluctúan de un modo fluido.

Este tiempo cíclico se apoya también en las repeticiones, con el sentido de volver a empezar, como los verbos “reiterar”, “renovar” y “repetir” usados para el juramento de amor que Florentino le hace a Fermina, tras más de medio siglo, en su primera noche de viuda. O los viajes largos que renuevan o curan que se repiten en la novela. Hay dos suicidios: uno al principio, el premeditado de Jeremiah de Saint-Amour, que se rebela contra la vejez y el dolor; y otro al final, el de América Vicuña, que se bebió un frasco de láudano por motivos inexplicables. La alusión a la festividad de Pentecostés  se repite sin tregua a lo largo del Cap. I y, en menor medida, en el Cap. VI, en el que volvemos al presente de esa festividad, por ser un día clave: en la madrugada, Juvenal Urbino encuentra muerto a su amigo Jeremiah; esa misma tarde, muere él; y esa noche, Florentino acude a su velorio para reiterar su juramento de amor a la reciente viuda. Los rigores de la ancianidad se repiten como en un eco. La relación de Fermina con las berenjenas se reitera en variantes para ilustrar una claudicación.

El dominio absoluto de la historia por parte del narrador, los cambios de perspectiva, la dilatación en el tiempo de lo narrado y el fluir del tiempo en un “ir y venir” propio de la navegación fluvial son circunstancias que necesitan un dominio especial del manejo de los tiempos narrativos con recordatorios, resúmenes y anticipaciones.

La obsesión por los olores es un instrumento muy eficaz para hilvanar la narración e impregna de lirismo toda la novela. Todo se huele en la novela.

La poesía, pues, se funde con la épica en esta narración que, si bien ya no se apoya en el imaginario del “realismo mágico”, ha absorbido de él el gusto por la hipérbole. La hipérbole produce sensaciones líricas, pero también efectos escatológicos, a veces cómicos, como en la descripción de la diarrea que se le monta a Florentino en su primera cita con Fermina al reanudar su amor en la vejez: “Una torcedura de las tripas como un eje de espiral lo levantó en el asiento, la espuma de su vientre cada vez más espesa y dolorosa emitió un quejido […]. Más que la torcedura mortal, a él le hubiera dolido que ella alcanzara a oír el borboriteo de sus tripas”. Otras veces la hipérbole busca lo poético y lo extraordinario en una atmósfera inusual, como en el momento en que sube al buque final la enamorada del capitán Samaritano: “…una mujer más alta y robusta que el capitán, de una belleza descomunal, a la cual sólo le faltaba la barba para ser contratada en un circo. Se llamaba Zenaida Neves, pero el capitán la llamaba Mi Energúmena, […] que subió a bordo perseguida por el ventarrón de la dicha”.

El contraste entre la verosimilitud realista de lo narrado y la hipérbole produce un efecto épico al que contribuye, también, la elección de los nombres, muchos simbólicos, otros pintorescos.

PERSONAJES

A. JUVENAL URBINO.

bratt_3_111207El doctor comienza oliendo la muerte en la madrugada de Pentecostés de un modo premonitorio: ante el cadáver de su amigo, siente que por primera vez se atrevía a mirar a la cara a la muerte. Esa misma tarde, el doctor muere a los ochenta y un años. Pero su muerte es accidental, ridícula, que contrasta con su carácter, tan metódico, práctico y cartesiano, y con su significación social de prohombre de la ciudad: de ahí la ironía del narrador con su sentencia (“fue una muerte memorable”). Una parte de sus rutinas está dedicada a combatir en secreto la vejez. Es también un lector atento a las novedades literarias tanto en castellano como en francés. Cuida mucho su aspecto personal y sigue manteniendo su aspecto de dandy decimonónico. Es, pues, un respetable doctor de la alta sociedad que siente el aliento de la vejez e intenta combatirla. Cuando joven y prometedor doctor, el soltero más codiciado de la ciudad por su formación, fue un digno sucesor de su padre, héroe contra el cólera, y tuvo como obsesión erradicar la enfermedad en la ciudad. En cuanto al amor, sucumbió ante los encantos de Fermina Daza. Hombre de gran racionalidad, no se enamoró, pero tuvo el espíritu práctico necesario para saber que con esa mujer, cuya altivez y fuerza le gustaban, podría “inventar un buen amor”, para lo que le ofreció “la seguridad, el orden, la felicidad”.

B. FERMINA DAZA.

imagesCAE9UBW4También a Fermina Daza la conocemos en el Cap. I en su vejez. Pero es una vejez que encierra la dignidad de la esposa que cuida al marido senil. Cuando Fermina tenía trece años miró por primera vez al joven Florentino y provocó en él un “cataclismo de amor” cuyo influjo nunca se apagó. Es bella, al parecer, pero los rasgos que de ella trascienden y en los que el narrador insiste no son los de la belleza puramente física, sino los de su porte, su actitud, su “altivez de nación”: “Caminaba con una altivez natural, la cabeza erguida, la vista inmóvil, el paso rápido, la nariz afilada…, y con un modo de andar de venada que la hacía parecer inmune a la gravedad”. Es una mujer de carácter, con gran capacidad para las decisiones súbitas, inesperadas. Es resolutiva, tan pasional y sorpresiva como realista y práctica.

C. FLORENTINO ARIZA.

4film_435923n“Era lo que parecía: un anciano servicial y serio. Tenía el cuerpo óseo y derecho, la piel parda y lampiña, los ojos ávidos detrás de los espejuelos redondos de punteras engomadas, un poco tardío para la época. Tenía los últimos mechones de los aladares peinados hacia arriba y peinados con gomina en el centro del cráneo reluciente como solución final a una calvicie absoluta”. Florentino es, efectivamente, un hombre “un poco tardío” para la época: frente al porte de “dandy” del viajado Juvenal Urbino, siempre atento a la modernidad, él parecía siempre anclado en el pasado. Medio siglo atrás era un escuálido joven extremadamente sentimental, con “aire desmirriado”, “vestimenta sombría”, “espejuelos de miope” y “aspecto de desamparo”, que atraía a las jóvenes por lo mismo que atrajo luego a las mayores, porque tenía un aire de “solitario necesitado de amor” que las rendía sin condiciones, “sin esperar nada de él, aparte de la tranquilidad de conciencia de haberle hecho un favor”. Tiene una voluntad de hierro. Su tenacidad no tiene límites: “tomó la determinación feroz de ganar nombre y fortuna” para merecer a Fermina

D. PERSONAJES SECUNDARIOS.

Podemos hablar de “personajes cómplices” al hacer la nómina de los personajes secundarios:

En torno a Florentino Ariza, se mueven un sinfín de personajes, sobre todo mujeres. Es un aglutinador del universo femenino:

vms202ldwxby02lvTránsito Ariza, su madre. Pese a las dificultades que conllevaba ser madre soltera, ella se las arregló para estar siempre del lado de su hijo. Siempre atenta a su felicidad, fue su cómplice en todos los terrenos hasta que una demencia senil se la llevó.

Lotario Thugut es, en ausencia de un padre, el primer hombre que acoge a Florentino.

El tío León XII Loayza, Director General de la Compañía Fluvial del Caribe, es el segundo hombre que se convierte en mentor de Florentino: a él acude cuando decide ascender socialmente.

Leona Cassiani fue “la verdadera mujer de su vida, aunque ni él ni ella lo supieron nunca, ni nunca hicieron el amor”. Era una mujer “dinámica, silenciosa, de una dulzura sabia”, con un “talento diabólico para manejar secretos”, “una indomable vocación de poder” y un gran sentido del decoro y de la oportunidad, pues “sabía estar donde debía en el momento justo”. Leona Cassiani cuidó de Florentino siempre: fue su mano derecha en la vida y los negocios. Fiel y tenaz como él, pero real y práctica, lejos de su idealismo sentimental, es su sustento vital en las circunstancias de la vida, esas “circunstancias” en las que al final Fermina y Florentino no quieren desembarcar.

Rosalba, América Vicuña y la galería de amantes que Florentino apunta en su cuaderno, titulado “Ellas”.

En torno a Fermina Daza, la red de personajes con cierto peso es mucho más pequeña, dado que ella es la que encierra su vida en el matrimonio:

Dos mujeres son “cómplices” de Fermina y ambas, precisamente, dentro del ámbito familiar. La primera es la tía Escolástica, hermana de su padre. Y la prima Hildebranda, a quien conoció en su “viaje del olvido” a Valledupar.

2007_love_in_the_time_of_cholera_006Lorenzo Daza, su padre, es, sin embargo, una figura amenazadora y amenazante. Es un hombre sin escrúpulos con el único objetivo de ascender socialmente. Su hija es, para él, un instrumento de ese objetivo: por eso hace lo posible para separarla de Florentino, un simple telegrafista, y para acercarla al doctor Juvenal Urbino. Nada en él inspira afecto, ni a los personajes que lo rodean, ni al narrador, ni, consecuentemente, al lector. Es la única figura totalmente negativa de la novela.

La red de personajes en torno a Juvenal Urbino es también pequeña. Hay dos personajes masculinos muy unidos a él que, además, le hacen tomar conciencia de la muerte. Por un lado, un “personaje evocado”, el doctor Marco Aurelio Urbino, su padre, que murió luchando contra el cólera mientras él estudiaba en París y cuyo recuerdo y ejemplo le acompañan toda su vida. Por otro lado, Jeremiah de Saint- Amour, su amigo, que se suicida al comenzar la novela para no soportar su vejez de inválido. No debemos olvidar a Bárbara Lynch, la única mujer que enfebreció de pasión al doctor Juvenal Urbino, tan pragmático como era, hasta el punto de hacerle vivir el infierno del adulterio inevitable.

 Por último, sólo falta señalar un personaje cómplice del viaje fluvial final, el personaje “ayudante” por excelencia: el capitán del «Nueva Fidelidad», llamado simbólicamente Diego Samaritano.

En una vista panorámica de la red de personajes, podemos concluir que estamos ante una novela que homenajea a las mujeres. Ellas tienen mucho amor, mucho carácter, mucha capacidad para ser felices y mucha capacidad de sacrificio. Son ellas las que deciden (aceptan o rechazan), las que sustentan, las que cuidan. Al margen de la figura castradora de Lorenzo Daza, el único personaje negativo en sí, los hombres o son “ayudantes” o, si son protagonistas, lo son al calor de una mujer. Así, la misma tenacidad de Florentino se subyuga a la determinación de Fermina: “llegaba a la cumbre [social] sin ninguna otra causa que la determinación encarnizada de estar vivo y en buen estado de salud en el momento de asumir su destino a la sombra de Fermina Daza”.

9 pensamientos en “Guía de lectura: El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez

  1. Gracias por este trabajo interesante y riguroso, dedicado a una gran novela, obra de madurez de GGM. Como lo dijiste, esta obra también evoca la vejez y el olvido, “los tormentos de la memoria”, como para Transito Ariza, Jeremiah de Saint Amour y Juvenal Urbino, que tenia como médico “un manejo ético del olvido”, evoca pues esto en una edad para el autor en que ya empezarian a aparecerle las primeras señas de aquellos estragos. A mi también me parece que la ciudad evocada se corresponde con Barranquilla por su situacion geografica.

  2. Tenemos un club de lectura, donde vamos a comentar esta novela, y no me habia dado tiempo a leerla, por lo que me ha venido genial este resumen, e incluso me ha emocionado.

  3. Pingback: El Amor en los tiempos del Cólera | APUNTES DE LENGUAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s